Organismos dicen que la lucha contra la reducción de la edad penal en Brasil no acabó

Movimientos de derechos humanos advirtieron hoy de que la batalla contra la reducción de la edad de responsabilidad penal en Brasil no ha terminado, a pesar de que la Cámara de los Diputados rechazó este miércoles una propuesta para aplicarla sólo a los delitos considerados graves.

HRW reiteró que la reducción de la edad penal, tanto para delitos graves como para los que no lo son, "va en contra de las directrices del derecho internacional" y coloca a Brasil "al margen de los tratados y de los organismos de la ONU". EFE/Archivo HRW reiteró que la reducción de la edad penal, tanto para delitos graves como para los que no lo son, "va en contra de las directrices del derecho internacional" y coloca a Brasil "al margen de los tratados y de los organismos de la ONU". EFE/Archivo

HRW reiteró que la reducción de la edad penal, tanto para delitos graves como para los que no lo son, "va en contra de las directrices del derecho internacional" y coloca a Brasil "al margen de los tratados y de los organismos de la ONU". EFE/Archivo

Movimientos de derechos humanos advirtieron hoy de que la batalla contra la reducción de la edad de responsabilidad penal en Brasil no ha terminado, a pesar de que la Cámara de los Diputados rechazó este miércoles una propuesta para aplicarla sólo a los delitos considerados graves.La propuesta de reducción de 18 a 16 años de la edad de responsabilidad penal para delitos considerados graves fue rechazada hoy por tan sólo cinco votos en la cámara baja, pero los diputados todavía pueden aprobar una versión más dura del texto.Diversos organismos expresaron su satisfacción con el resultado de la votación, pero expresaron preocupación por la posible aprobación del texto original, que propone aplicar esa medida a todo tipo de delitos, o de una nueva propuesta alternativa más "blanda"."Continuamos vigilantes para evitar que esto se concrete. Estamos preocupados y no podemos bajar la guardia", comentó a Efe la asesora de la organización no gubernamental de Derechos Humanos Conectas, Vivian Calderoni.A pesar de la victoria que la votación celebrada este miércoles supuso para las organizaciones de derechos humanos y fuerzas de izquierda, Amnistía Internacional (AI) instó a los jóvenes y a la sociedad civil en general a "continuar la movilización" para evitar la "restricción de los derechos" de los adolescentes y niños.Para AI, los jóvenes no son culpables de la violencia en Brasil, sino que más bien son su principal víctima.De acuerdo con un informe sobre violencia en el país publicado esta semana, el homicidio representó la principal causa de muerte de los jóvenes de 16 y 17 años el pasado 2013."Se debe considerar la desigualdad y la exclusión social en la que vive una buena parte de estos jóvenes antes de proponer cualquier alteración de la legislación que restrinja de sus derechos", añade AI.En este sentido, Human Rights Watch (HRW) recalcó que la posible reducción de la edad de responsabilidad penal iría "en contra de las directrices del derecho internacional" y colocaría a Brasil "al margen de los tratados y de los organismos de la ONU".Según el investigador de HRW César Muñoz, la experiencia en Estados Unidos ha demostrado que en los estados donde los adolescentes son tratados como adultos la reincidencia de los jóvenes es mayor.De acuerdo con la ONG brasileña Instituto Igarapé, el nivel de reincidencia criminal entre los jóvenes es del 20 %, mientras que en el sistema carcelario reservado para los adultos es del 70 %."Creer que alguien va a salir mejor de lo que entró es algo absolutamente equivocado. Se pierde la posibilidad de rehabilitar a esa persona y se va a agravar el problema", agregó la directora ejecutiva del Instituto Igarapé, Ilona Szabó.La propuesta también cuenta con la oposición del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, pero tiene, sin embargo, el apoyo del 89 % de los brasileños, según una encuesta publicada recientemente por el instituto demoscópico Datafolha.El ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, llegó a admitir que la aprobación de la reducción de la edad penal tendría "consecuencias desastrosas" para el país y consideró a las cárceles brasileñas como las "verdaderas escuelas del crimen".Como alternativa a este proyecto de ley, el ministro propuso aumentar el tiempo de reclusión de los adolescentes que cometen crímenes graves y, al mismo tiempo, duplicar las penas de los adultos que capten a menores de edad para cometer delitos.Cardozo añadió que si se aprobase la medida, sería algo "catastrófica" para el superpoblado sistema penitenciario brasileño, el cual, según un último estudio publicado, cuenta con un déficit de más de 220.000 plazas."Esto es una bomba atómica para el sistema carcelario de los estados", comentó.A pesar de los argumentos expuestos por el Gobierno y los organismos internacionales, el presidente de la Cámara de Diputados y uno de los impulsores de la medida, Eduardo Cunha, afirmó que el objetivo es retirar de la sociedad a quien "no tiene condiciones de convivir (en ella)"."Si un joven de 16 años puede votar ha de tener también la responsabilidad para asumir daños", resaltó recientemente Cunha, quien a pesar de pertenecer a un partido aliado del Gobierno siempre ha sido considerado como un adversario por parte de Rousseff.

Más noticias

0 Comentarios