Morales destaca el avance de la construcción de una fabrica por empresa hispano-alemana

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó hoy el avance del 68 % en la construcción de una fábrica de cemento en la región andina de Oruro (oeste), a cargo de un consorcio hispano-alemán, para que funcione desde 2018, pese a que en las obras hubo un pequeño retraso.

Morales destaca el avance de la construcción de una fabrica por empresa hispano-alemana Morales destaca el avance de la construcción de una fabrica por empresa hispano-alemana

Morales destaca el avance de la construcción de una fabrica por empresa hispano-alemana

El presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó hoy el avance del 68 % en la construcción de una fábrica de cemento en la región andina de Oruro (oeste), a cargo de un consorcio hispano-alemán, para que funcione desde 2018, pese a que en las obras hubo un pequeño retraso.

Tras una inspección a los trabajos de construcción en el municipio altiplánico de Caracollo, el mandatario confió en que el consorcio formado por las empresas españolas Valoriza (grupo Sacyr) e Imasa y la alemana Polysius cumpla con los plazos acordados y la factoría esté en funcionamiento desde septiembre de 2018.

"Me informaron tiene un pequeño atraso (...), pero tanto la empresa como la supervisión me informan que está recuperándose y nuestra decisión es cumplir con el trato, que significa que el próximo septiembre de 2018 podamos inaugurar", dijo Morales.

Se trata de una fábrica estatal que cuenta con una inversión de 306 millones de dólares, de los que 244 millones de dólares se destinan a la construcción y otros 36 millones se usarán para que la empresa comience a operar una vez esté construida.

Añadió que el tiempo de atraso "hay que recuperarlo", incluso haciendo dos o tres turnos de trabajo por día, y destacó que en esta construcción trabajan cerca de mil obreros.

Quinientos operarios trabajarán directamente en la fábrica una vez esté operativa y la industria creará hasta 1.900 empleos indirectos más, aseguró el presidente.

Morales señaló que Bolivia todavía importa cemento, pero confió en que cuando la fábrica de Caracollo y otras similares estén operativas -el consorcio tiene adjudicada una obra del mismo tipo en el departamento de Potosí, en el suroeste- esto ya no sea necesario, e incluso se pueda exportar el producto.

"Son empresas estatales, empresas públicas del pueblo boliviano, y las utilidades (beneficios) son para el pueblo", subrayó.

Morales explicó que en la zona se han identificado yacimientos de más de 200 millones de toneladas de piedra caliza y 195 millones de toneladas de yeso, materia prima suficiente para que la empresa pueda funcionar durante al menos 90 años.

El mandatario precisó que la industria consumirá 14 millones de pies cúbicos de gas natural cada día.

Más noticias

0 Comentarios