Miles de personas reclaman en Washington ayuda urgente para Puerto Rico

Cientos de puertorriqueños, hispanos y simpatizantes se reúnen frente a la Casa Blanca en Washington, durante una manifestación convocada por la ONG Federación Hispana para exigir al gobierno de Donald Trump y al Congreso estadounidense la aprobación de la ley del Programa de Recuperación de Desastres Naturales para Puerto Rico. Cientos de puertorriqueños, hispanos y simpatizantes se reúnen frente a la Casa Blanca en Washington, durante una manifestación convocada por la ONG Federación Hispana para exigir al gobierno de Donald Trump y al Congreso estadounidense la aprobación de la ley del Programa de Recuperación de Desastres Naturales para Puerto Rico.

Cientos de puertorriqueños, hispanos y simpatizantes se reúnen frente a la Casa Blanca en Washington, durante una manifestación convocada por la ONG Federación Hispana para exigir al gobierno de Donald Trump y al Congreso estadounidense la aprobación de la ley del Programa de Recuperación de Desastres Naturales para Puerto Rico. EFE

Miles de personas reclamaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al Congreso ayuda urgente para Puerto Rico, en una marcha a la que acudieron famosos como el actor estadounidense Lin-Manuel Miranda o el cocinero español José Andrés. 

La "Marcha de la Unidad por Puerto Rico", que empezó en el Capitolio de Washington -sede del Congreso de Estados Unidos- y que atravesó la explanada del Mall para terminar en el Monumento a Lincoln, congregó a "alrededor de 5,000 personas", confirmó a Efe la directora nacional de comunicación de la organización, Tatiana Figueroa.

Según la Hispanic Federation, uno de los grupos participantes, la protesta tuvo como objetivo "despertar la conciencia" sobre la grave crisis que padece la isla tras el efecto devastador de los huracanesIrma y María el pasado verano.

De hecho, el Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, pidió esta semana a la Casa Blanca y al Congreso estadounidense más de $94,000 millones de dólares en asistencia para "reparar y reconstruir" la isla.

El huracán María tocó tierra en Puerto Rico el 20 de septiembre, después de que el ciclón Irma causara estragos anteriormente, y arrasó la infraestructura de ese Estado Libre Asociado de Estados Unidos, en el que el 50% del territorio sigue sin electricidad.

Ante ese panorama, que ha provocado una crisis humanitaria, el actor, compositor y dramaturgo Lin-Manuel Miranda, hijo de padres puertorriqueños, denunció que los habitantes de la isla "están aún viviendo en la oscuridad, de forma literal y simbólica".

"Nuestra gente está hambrienta, enferma. Eso es insultante, obsceno", subrayó Miranda sobre una tarima instalada a los pies de los escalones del emblemático Monumento a Lincoln, ante una multitud que le dedicó entusiastas aplausos.

En declaraciones al diario "The Hill", el actor, que el pasado jueves, en la decimoctava edición de los Grammy Latinos, recibió el Premio de la Presidencia de La Academia Latina de la Grabación, también mandó un mensaje a Trump.

"El mensaje es que nosotros estamos aquí y que Puerto Rico, la mitad de la isla, está todavía sin electricidad. Y nosotros aún necesitamos su ayuda", subrayó el dramaturgo, que exigió para ese territorio el "mismo trato" que las víctimas de los huracanes que el pasado verano azotaron los estados de Texas y Florida.

El cocinero español José Andrés, que ha repartido más de dos millones de comidas a los damnificados por el huracán María gracias a la labor de su organización sin ánimo de lucro "World Central Kitchen", también se dejó ver en la manifestación.

"Estamos en DC (Distrito de Columbia, donde está Washington) marchando por la Unidad con Puerto Rico y la igualdad para nuestros compatriotas estadounidenses", escribió el chef en su cuenta de la red social Twitter.

Igualmente se dieron cita en la marcha el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, de origen boricua; y los senadores demócratas por Nueva York KirstenGillibrand y Adriano Espaillat.

Gutiérrez exigió a Trump que se haga "presente" en la crisis puertorriqueña, mientras que Gillibrand urgió a la Casa Blanca a "escuchar" el clamor de los manifestantes, a quienes animó a luchar hasta lograr "todos los recursos" para una tarea de "recuperación" que será "enorme".

Por su parte, Espaillat, de origen dominicano, remarcó que es "imperativo que ayudemos a Puerto Rico mediante la cancelación de la deuda" impagable que arrastra la isla -cifrada en unos $70,000 millones de dólares- desde antes de los desastres naturales.

Los miles de asistentes a la marcha llenaron el Mall de banderas puertorriqueñas y, en un ambiente reivindicativo pero festivo, exhibieron pancartas en las que se leían consignas como "Puerto Rico está muriendo" o "Parad el ataque de Trump a Puerto Rico". 

Más noticias

0 Comentarios