La JIFE visita Bolivia para verificar la política contra el narcotráfico

El representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) Bernard Leroy se reunió hoy en La Paz con el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, y un comité interministerial para recabar información sobre el modelo boliviano de lucha contra el narcotráfico y las drogas.

La JIFE visita Bolivia para verificar la política contra el narcotráfico La JIFE visita Bolivia para verificar la política contra el narcotráfico

La JIFE visita Bolivia para verificar la política contra el narcotráfico

El representante de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) Bernard Leroy se reunió hoy en La Paz con el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, y un comité interministerial para recabar información sobre el modelo boliviano de lucha contra el narcotráfico y las drogas.

Leroy y su equipo prolongarán la visita al país andino hasta el jueves y recabarán información del Gobierno, de los productores de hoja de coca y otros representantes del sector para obtener información primaria, explicó Romero en una conferencia de prensa.

La delegación de la JIFE visitará entre el miércoles y el jueves los Yungas (en el norte del departamento de La Paz) y el Trópico de Cochabamba (en el centro del país), las dos principales zonas donde el Gobierno permite el cultivo de hoja de coca, pero también donde hay plantaciones ilegales.

Bolivia mantiene un modelo de control de los cultivos de coca legales y erradicación en colaboración con Naciones Unidas y su Oficina contra la Droga y el Delito (UNODC).

El ministro de Gobierno sostuvo que el país tiene una estrategia quinquenal que logró reducir la superficie de cocales de 31.000 hectáreas a 20.200 entre 2011 y 2015, de acuerdo con la última certificación de la UNODC.

"El objetivo ha sido prácticamente alcanzado", dijo Romero, ya que se buscaba cerrar 2015 con 20.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la hoja de coca, materia prima de la cocaína.

El ministro dijo que hasta 2020 el objetivo es "seguir aplicando una estrategia de control y autorregulación por parte de los sindicatos de productores de hoja de coca" para que la reducción de cultivos sea sostenible.

"Tenemos el 13% de los cultivos de la región y nuestro objetivo es que esa cifra en el peor de los casos no debe modificarse", zanjó.

El Gobierno maneja un proyecto de modificación de la ley contra el narcotráfico que permitiría 20.000 hectáreas para el cultivo legal de hoja de coca, destinado al consumo tradicional de mascado e infusión y a diversos usos industriales legales.

La legislación antidroga actual permite solamente el cultivo de 12.000 hectáreas de coca.

En Bolivia, Colombia y Perú están los principales productores de hojas de coca y de cocaína del mundo.

Más noticias

0 Comentarios