El Gobierno hondureño quiere que el BID financie el retiro voluntario de funcionarios

El nuevo Gobierno de Honduras busca que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ayude a financiar un programa de "retiro voluntario" de empleados públicos, como parte de su plan de recorte del gasto público, informó hoy una fuente oficial.

En la imagen, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. EFE/Archivo En la imagen, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. EFE/Archivo

En la imagen, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. EFE/Archivo

El nuevo Gobierno de Honduras busca que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ayude a financiar un programa de "retiro voluntario" de empleados públicos, como parte de su plan de recorte del gasto público, informó hoy una fuente oficial.El presidente del Banco Central de Honduras, Marlon Tábora, dijo a los periodistas que el presidente Juan Orlando Hernández ya ha dialogado con el titular del BID, Luis Alberto Moreno, sobre la posibilidad de un "crédito de largo plazo", cuyo monto no precisó, para hacer frente al "retiro voluntario de aquellos empleados que quieran abandonar este gobierno".A los empleados que no deseen continuar en la administración pública "se les pagarán sus obligaciones por prestaciones que han adquirido con los años que han laborado en el Estado", agregó.Hernández, que asumió el mes pasado, ha reiterado que prevé reducir la administración del Estado para hacerla más eficiente, lo que implicará la fusión de algunas instituciones y recortes de personal, aunque algunos funcionarios hablan de "retiro voluntario".Tábora no precisó cuántos empleados públicos son los que se estarían retirando del Gobierno, pero señaló que se busca reducir en un 10 % el gasto corriente, que representa una alta carga fiscal.Según fuentes públicas y privadas, Hernández ha heredado un gobierno que deberá enfrentar una deuda interna y externa que supera los 5.000 millones de dólares.Actualmente hay unos 205.000 empleados públicos, incluidos los de instituciones autónomas y semiautónomas.Según ha trascendido extraoficialmente, el recorte de empleados afectará a instituciones como la Dirección Ejecutiva de Ingresos, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica y la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones.Para el pago de prestaciones a empleados públicos en el presente gobierno se dispondrá de unos 4.000 millones de lempiras (unos 194 millones de dólares), según indicó el lunes el ministro hondureño de Finanzas, Wilfredo Cerrato, sin precisar cuántos son los que van a salir de la administración.Cerrato es uno de los altos funcionarios del gobierno recién pasado, que presidió Porfirio Lobo, que ha sido ratificado por Juan Orlando Hernández, cuya administración concluirá el 27 de enero de 2018.

Más noticias

0 Comentarios