Ecuador abrirá a licitación nuevas áreas petroleras en la Amazonía en noviembre

Ecuador abrirá a licitación el 28 de noviembre nuevas áreas petroleras en la Amazonía que se cree que pueden contener entre 400 millones y 1.600 millones de barriles, una parte de los cuales se sacaría a través de Perú, anunció hoy el ministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pástor.

Ecuador abrirá a licitación el 28 de noviembre nuevas áreas petroleras en la Amazonía que se cree que pueden contener entre 400 millones y 1.600 millones de barriles, una parte de los cuales se sacaría a través de Perú, anunció hoy el ministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pástor.El país otorgará 13 bloques a empresas privadas o públicas, y otros 3 bloques serán adjudicados de forma directa a compañías estatales extranjeras en asociación con la ecuatoriana Petroamazonas.El ministro dijo prever que las empresas ganadoras inviertan en los bloques entre 1.000 y 1.200 millones de dólares.Entre las compañías interesadas están la española Repsol, la italiana Agip y las chinas Andes y Sinopec, así como las entidades petroleras estatales de Perú, Colombia, México, Turquía, Vietnam e Indonesia, entre otras.En principio era 21 bloques los que se iban a adjudicar, pero se redujo la cantidad a 16, y la licitación, que se iba a abrir en octubre, se aplazó a noviembre para tener listos los acuerdos con las comunidades que viven en esas zonas.Tras la apertura de la licitación el 28 de noviembre, las empresas interesadas tendrán hasta el 30 de mayo de 2013 para preparar sus ofertas, que Ecuador evaluará con la perspectiva de firmar los nuevos contratos en septiembre de 2013.Prevé suscribir en la misma fecha los contratos de los tres campos reservados a empresas estatales, que negociará de forma directa con las entidades interesadas.Petroamazonas será el socio mayoritario y operador de los bloques 57 y 86, en la frontera con Perú y su "prioridad" es asociarse con la estatal Petroperú, aunque la colombiana Ecopetrol también ha expresado interés, explicó Pástor.En el bloque 28, que está alejado de la frontera, Petroamazonas será socio minoritario y otra empresa estatal será la operadora, indicó Pástor.En agosto Ecuador y Perú firmaron un acuerdo para sacar por el Oleoducto Norperuano el crudo de los campos ecuatorianos cercanos a la frontera.Ese ducto puede trasladar como máximo medio millón de barriles por día, pero ahora solo se ocupa un 20 % de esa capacidad, según Pástor.En el convenio se contempla el cobro de 10 dólares por barril canalizado, en base a una producción de 25.000 barriles por día, pero Pástor aclaró que si el bombeo se eleva esa tarifa bajará.Ecuador firmará con las compañías que ganen el concurso contratos de prestación de servicios, por los cuales les pagará una tarifa por cada barril de petróleo extraído.No obstante, prevé otorgarles una mayor rentabilidad, de hasta el 25 %, que en los contratos suscritos en otras regiones del país, dado que las operaciones en los nuevos bloques conllevan un mayor riesgo, explicó Pástor.También indicó que la tarifa no será fija, sino que bajará si sube la producción del bloque y si se descubren más reservas.Los contratos prevén un período de exploración de 4 años, extendible por 2 años, y un período de explotación de 20 años, extendible por otros 5.Entre los bloques que no se licitarán está el que ocupa las tierras de la comunidad indígena Sarayaku, que ganó una demanda al Estado ecuatoriano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos porque a inicios de los años 90 otorgó una concesión petrolera en su territorio sin consultarlos.Pástor explicó que en agosto se inició una "consulta previa" a las comunidades que se verán afectadas por las concesiones, la cual terminará "en las próximas semanas".El ministro dijo que el Gobierno ha firmado acuerdos con algunas de ellas, que establecen la inversión social que harán las empresas que operen los bloques, pero reconoció que "hay resistencia en otros casos".Los bloques que bordean el Parque Nacional Yasuní mantendrán un área de amortiguamiento de 10 kilómetros, dijo Pástor, quien enfatizó que en la fase de exploración el impacto ambiental será "mínimo", dado que no se abrirá "ni un kilómetro de carreteras".

Más noticias

0 Comentarios