La CorteIDH juzga a Guatemala por la falta de protección a activista asesinado

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) escucho hoy en audiencia pública a las partes involucradas en la demanda contra el Estado de Guatemala por la supuesta falta de protección para el activista Florentín Gudiel Ramos, quien, tras denunciar amenazas de muerte, fue asesinado en 2004.

David Dávila (i), Claudia Samayoa (c) y Ángela Méndez (d), representantes de víctimas, participan en una audicencia por el caso del activista de derechos humanos Florentín Gudiel Ramos, asesinado en el 2004, ante la Corte Interamericana de Derechos Humano David Dávila (i), Claudia Samayoa (c) y Ángela Méndez (d), representantes de víctimas, participan en una audicencia por el caso del activista de derechos humanos Florentín Gudiel Ramos, asesinado en el 2004, ante la Corte Interamericana de Derechos Humano

David Dávila (i), Claudia Samayoa (c) y Ángela Méndez (d), representantes de víctimas, participan en una audicencia por el caso del activista de derechos humanos Florentín Gudiel Ramos, asesinado en el 2004, ante la Corte Interamericana de Derechos Humano

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) escucho hoy en audiencia pública a las partes involucradas en la demanda contra el Estado de Guatemala por la supuesta falta de protección para el activista Florentín Gudiel Ramos, quien, tras denunciar amenazas de muerte, fue asesinado en 2004.El caso presentado ante la CorteIDH se remonta al 20 de diciembre del 2004, cuando el defensor de derechos humanos Florentín Gudiel fue encontrado muerto con disparos de arma de fuego por personas que todavía no han podido ser identificadas.En la audiencia pública, la CorteIDH escuchó las declaraciones de un familiar del activista, un testigo y una perita, además de los alegatos finales de las partes relacionadas con el caso.La hija del activista, Makrina Gudiel, destacó ante los jueces las constantes amenazas que recibió su padre y, luego de su muerte, su familia, por ser un defensor de los derechos humanos."Consideramos que la ejecución de mi papá se da por sus actividades de propulsor de derechos humanos y porque ya era molesto en la comunidad. Habían actores en el entorno que habían sido desbancados del poder local", expresó Makrina.Agregó que el hecho de que existiera en el Ministerio Público una denuncia por amenaza de muerte debió haber sido objeto para que el sospechoso fuera llamado a rendir declaraciones ante los tribunales, situación que nunca sucedió.Según la demanda, el activista de derechos humanos había recibido amenazas de muerte en noviembre del 2003 por una persona conocida por la familia como un ex "kaibil" (grupo de elite) del Ejército de Guatemala.La demanda indica que el Estado tuvo conocimiento que Gudiel se encontraba "bajo amenaza" porque su hija lo había denunciado; sin embargo, "no se adoptaron las medidas de protección necesarias frente a un riesgo que se materializó en el asesinato".Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la situación de impunidad del caso deja a su familia en la "indefensión, riesgo e injusticia".Por su parte, el Estado guatemalteco presentó al fiscal encargado de llevar el caso durante esos años, Marco Tulio Escobar, para que diera su testimonio.Escobar aseguró que desde la fiscalía se manejaban varias hipótesis y la que tomó más fuerza fue que Gudiel podía haber presenciado el crimen de un joven y que por esa razón lo habrían matado."En esa oportunidad no encontré ninguna evidencia que pudiera sustentar las declaraciones de las dos hijas del fallecido (sobre las amenazas de muerte)", explicó el fiscal Escobar.El fiscal agregó que no siguió esa hipótesis porque no se tenían las pruebas y porque además podía poner en peligro a otras personas, ya que en Guatemala "hay cultura de temor en cuanto a temas políticos".Florentín Gudiel fue miembro de la Unidad Revolucionaria Nacional de Guatemala (URNG) y líder comunitario, se destacó por su lucha por la defensa de los derechos humanos y la realización de acciones en pro del desarrollo de su comunidad que luego le permitieron recibir un galardón en 2002 como héroe anónimo, según CIDH.Durante el conflicto armado interno de Guatemala (1960-1996), la familia Gudiel se vio obligada a exiliarse en México para su protección.Además, el hijo de Florentín, Miguel Gudiel, se incluye dentro de las desapariciones forzadas perpetradas en los años 80 por miembros de las fuerzas de seguridad, por las que la CorteIDH condenó al Estado de Guatemala, en el caso conocido como "Diario Militar".Las partes tienen un mes para presentar los alegatos finales por escrito y a partir de allí los jueces estudiarán la posibilidad de dictar una sentencia, para lo cual no tienen plazo límite.La CorteIDH es un ente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y sus resoluciones son de acatamiento obligatorio para los países miembros del organismo hemisférico.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios