La Bolsa española abre plana, pero aguanta los 8.600 puntos