El Banco de Inglaterra defiende mantener los tipos bajos pese a la subida de la inflación

El gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, dijo hoy que "aún no es el momento" de subir los tipos de interés en el Reino Unido, en el mínimo histórico del 0,25 % desde el pasado agosto, a pesar del incremento de la inflación.

El Banco de Inglaterra defiende mantener los tipos bajos pese a la subida de la inflación El Banco de Inglaterra defiende mantener los tipos bajos pese a la subida de la inflación

El Banco de Inglaterra defiende mantener los tipos bajos pese a la subida de la inflación

El gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, dijo hoy que "aún no es el momento" de subir los tipos de interés en el Reino Unido, en el mínimo histórico del 0,25 % desde el pasado agosto, a pesar del incremento de la inflación.

A raíz de esta afirmación, la libra esterlina se depreció frente al dólar, un 0,30 % hasta 1,27 dólares, y el euro, un 0,38 % hasta 1,138 euros, en la negociación de la mañana en el mercado de divisas.

En un discurso ante empresarios en la City de Londres, Carney abogó por mantener los tipos hasta comprobar cómo evolucionan los indicadores económicos a medida que avanzan las negociaciones para la salida del país de la Unión Europea (UE).

Tres de ocho miembros del comité de política monetaria del banco votaron la semana pasada a favor de subir los tipos, después de que la inflación ascendiera inesperadamente en mayo hasta el 2,9 %, su nivel más alto en cuatro años.

"Comprensiblemente, los diferentes miembros del comité tendrán opiniones diversas sobre la perspectiva económica y el calendario potencial para una subida de los tipos", afirmó Carney.

"En mi opinión, dadas las señales contradictorias en cuanto al gasto de consumo y la inversión empresarial, y visto que siguen tenues las presiones inflacionarias internas, en particular el anémico crecimiento de los sueldos, ahora no es el momento de aplicar un ajuste", explicó.

Por otra parte, Carney defendió en su discurso que el sector de las casas de contrapartida central (CCP, en inglés), que intermedian en operaciones de derivados en euros, pueda seguir operando desde el Reino Unido después del "brexit".

"La fragmentación de esos mercados globales por jurisdicción o por divisa reduciría los beneficios de unas operaciones centralizadas", afirmó el gobernador.

"La fragmentación no va en el interés económico de nadie", subrayó.

El pasado 13 de junio, la Corporación de la City de Londres, el gobierno municipal del distrito financiero londinense, ya dijo que "dañaría a la UE" en su conjunto "restar poder" a las CCP con sede en el Reino Unido tras la salida británica del bloque.

La Comisión Europea prevé dar nuevos poderes de supervisión a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA), con sede en París, que, entre otras cosas, señalará las casas de contrapartida de importancia sistémica.

Si la importancia de la casa es tal que la ESMA considera que los requisitos de seguridad generales no son suficientes, puede exigirle que obtenga una autorización para operar en la UE y, por tanto, que se establezca en alguno de sus Estados miembros.

Aunque la ESMA aún no ha hecho sus evaluaciones, en la categoría de máxima relevancia podría entrar la London Clearing House (LCH), la empresa más importante del mercado en Europa, con sede en la capital británica.

Más noticias

0 Comentarios