Airbus y los países del A400M deben decidir un compromiso en septiembre

Airbus y los países que lanzaron el A400M deben decidir en una reunión ministerial "probablemente en septiembre en el Reino Unido" un compromiso sobre las implicaciones financieras de los múltiples problemas y retrasos que acumula el programa de este avión europeo de transporte militar.

Airbus y los países del A400M deben decidir un compromiso en septiembre Airbus y los países del A400M deben decidir un compromiso en septiembre

Airbus y los países del A400M deben decidir un compromiso en septiembre

Airbus y los países que lanzaron el A400M deben decidir en una reunión ministerial "probablemente en septiembre en el Reino Unido" un compromiso sobre las implicaciones financieras de los múltiples problemas y retrasos que acumula el programa de este avión europeo de transporte militar.

El anuncio lo hizo hoy el secretario de Estado español de Defensa, Agustín Conde, que en declaraciones a la prensa precisó que en ese próximo encuentro interministerial sobre el A400M está previsto que se examine un proyecto de acuerdo, y "lo razonable" es que se cierre entonces.

Conde, que asistió al Salón Aeronáutico de Le Bourget, recordó que en la anterior cita, celebrada en marzo en Madrid, las partes convinieron en redactar un compromiso para solventar los problemas que plantea el avión y las repercusiones financieras.

Preguntado sobre si esas implicaciones significarán que los Estados tengan que poner más dinero, respondió que "a lo mejor tendría que ser Airbus el que tendría que pagar más penalizaciones a los países que hemos decidido comprar".

El secretario de Estado afirmó que el A400M -que se ensambla en Sevilla- "es un estupendo avión, puntero (...) en un segmento que no cubre nadie", pero que la complejidad de su concepción ha derivado en varios "problemas".

Entre esas dificultades, citó las del motor, por la caja de engranajes -que "está siendo solucionado de forma bastante razonable"-, el lanzamiento de paracaidistas, el lanzamiento de cargas, el reabastecimiento en vuelo de helicópteros y ciertos sistemas de detección de misiles.

El A400M ha sido hasta ahora un fiasco financiero para el fabricante Airbus, que ha tenido que provisionar miles de millones de euros en sus cuentas.

Pero también lo ha sido para los siete países que participaron en el programa desde su lanzamiento (Alemania, Francia, España, Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxemburgo) que han tenido que incrementar el precio que pagan por las unidades encargadas, y han sufrido fuertes retrasos en las entregas y en sus capacidades.

Más noticias

0 Comentarios