Al menos 30 muertos en varios atentados en Irak

Treinta personas murieron este miércoles en atentados en Irak, dos de los cuales contra instituciones del Estado y otro contra una procesión chiita.

Treinta personas murieron este miércoles en atentados en Irak, dos de los cuales contra instituciones del Estado y otro contra una procesión chiita.En Ramadi, a unos 100 km al oeste de la capital, la sede de las autoridades locales que alberga, entre otros, el consejo provincial de Al Anbar, fue blanco de dos atentados suicidas, que causaron 23 muertos y más de 30 heridos, incluido el gobernador provincial, según la policía y el hospital.Estos atentados ilustran una vez más el cambio de estrategia de los insurgentes iraquíes que desde agosto apuntan a los símbolos del Estado, lo que podría incrementarse a falta de dos meses para las elecciones legislativas con tal de desestabilizar al gobierno.Las autoridades locales acusaron inmediatamente a la red Al Qaida de estos atentados suicidas."Los que cometieron estos ataques terroristas son los intrusos y los extremistas", declaró a AFP el vicegobernador, Hekmat Jalaf, en alusión a Al Qaida. Acusó además a las fuerzas de seguridad iraquíes de estar infiltradas."Estoy consternado por la debilidad de los servicios de seguridad que han sido infiltrados", añadió."El primer ataque es un atentado suicida con coche bomba que estalló en una intersección cerca de la entrada del recinto de la sede de la gobernación" y del consejo provincial, informó el capitán de la policía Ahmed Mohammed al Dulaimi."Treinta minutos más tarde, el gobernador (Qassem Mohammed Abed), jefe adjunto de la policía, coronel Abas Mohammed al Dulaimi, y el jefe de seguridad del consejo provincial Mahmud al Fahdawi salieron para inspeccionar el lugar", añadió el capitán.Un kamikaze, disfrazado de militar, fue bloqueado por los guardias cuando se abalanzaba sobre el grupo pero logró activar el cinturón de explosivos que ocultaba bajo su ropa, aclaró el capitán.Según este oficial y un médico del hospital de Ramadi, el gobernador resultó herido y Fahdawi murió.La potencia de las dos explosiones destruyó una treintena de coches.Ramadi se encuentra a un centenar de kilómetros al oeste de Bagdad, en la provincia de mayoría sunita de Al Anbar, la mayor de Irak. Esta región fue un feudo de la insurrección tras la invasión estadounidense de 2003.En Jales, al norte de Bagdad, murieron otras siete personas, y 20 más resultaron heridas, en un atentado con bomba contra una procesión de chiitas, según el vicegobernador de la provincia de Diyala, Sadeq al-Musaui.Una bomba estalló al paso de los fieles que desfilaban por la ciudad con motivo de las celebraciones chiitas que conmemoran el duelo del imán Hussein, según Musaui.Entre los heridos figura el jefe de la policía de Jales, Chaker al Zuheili, que protegía con sus fuerzas la procesión en esta localidad situada a unos 60 km al norte de Bagdad.

Más noticias

0 Comentarios