Al menos 127 muertos en ola de atentados en Bagdad

Cinco potentes bombas provocaron el martes la muerte de al menos 127 personas y dejaron 448 heridos en Bagdad, en la tercera ola de ataques perpetrada desde agosto pasado en la capital de Irak.

Cinco potentes bombas provocaron el martes la muerte de al menos 127 personas y dejaron 448 heridos en Bagdad, en la tercera ola de ataques perpetrada desde agosto pasado en la capital de Irak.Los ataques eclipsaron el anuncio de la presidencia que fijó para el 6 de marzo la fecha de las segundas elecciones legislativas desde la caída del régimen de Saddam Hussein en 2003.Los atentados con coche bomba, cuatro de ellos perpetrados por conductores kamikazes, se produjeron de forma casi simultánea sobre las 10H25 locales (07H25 GMT) en diversos barrios de la capital."Al menos 127 personas murieron y 448 resultaron heridas en los atentados con coches bomba", indicó una fuente del Ministerio del Interior.En el barrio de Dora, en la entrada sur de Bagdad, un kamikaze hizo explotar su vehículo contra una patrulla de la policía frente al Instituto de Tecnología, matando a 15 personas --tres policías y 12 estudiantes-- e hiriendo a 23, según la misma fuente. Los otros cuatro atentados, que se cobraron la vida de al menos 112 personas, tenían por blanco el palacio de Justicia en el barrio de Mansur (oeste), el Ministerio de Trabajo en la calle Palestina, una oficina del Ministerio del Interior en la zona de Al Nahda y el mercado Rasafi, en el centro de la ciudad."Los crímenes llevan la marca del grupo terrorista Al Qaida y de los Baasistas (miembros del partido Baas de Saddam Hussein), apoyados por el exterior. Los enemigos de Irak y de su pueblo quieren provocar el caos en el país y perturbar las elecciones", afirmó en un comunicado el primer ministro, Nuri Al Maliki.El parlamento decidió convocar para que declaren el jueves a Al Maliki y a sus ministros encargados de la seguridad, anunció su presidente Iyad Al Samarrai.La coordinación de los atentados se asemeja a la de los ataques del 19 de agosto y del 25 de octubre contra símbolos del poder en Bagdad que habían dejado más de 250 muertos. Fueron atribuidos a Al Qaida y a simpatizantes del régimen derrocado. La violencia en el país había registrado una clara merma en noviembre, con un balance total de 122 muertos, el mes con menos víctimas desde la invasión estadounidense de 2003.Sin embargo, el gobierno iraquí y el ejército estadounidense han advertido de la posibilidad de un incremento de los ataques a medida que se acercan las elecciones que, según acordó este martes la Comisión Electoral, se llevarán a cabo el próximo 6 de marzo."Creemos que se intentará llevar a cabo más ataques antes de las elecciones", señaló en noviembre el general Ray Odierno, comandante de las tropas estadounidenses en Irak.Esos comicios son considerados cruciales para apuntalar la democracia y asegurar el cumplimiento del plan que prevé un completo retiro a fines de 2011 de las tropas estadounidenses que invadieron el país en 2003.Estados Unidos tiene 115.000 soldados en Irak, pero esta cifra caerá a 50.000 el año que viene con la retirada de las tropas de combate, antes de la retirada completa a finales de 2011.En el extranjero, Siria, a la que Bagdad acusa en repetidas ocasiones de dejar a los insurgentes sunitas infiltrarse para cometer atentados, condenó "con fuerza" los ataques.París, Washington y la ONU también condenaron firmemente estos ataques. Londres afirmó a la vez que estos atentados no lograrían minar los progresos realizados en Irak.El presidente ruso, Dimitri Medvedev, calificó por su parte los atentados de "salvajes".

Más noticias

0 Comentarios