Al menos 16 muertos en el atentado de Peshawar

Al menos 16 muertos dejó la explosión de una bomba este jueves delante del Palacio de Justicia de Peshawar, noroeste de Pakistán, principal objetivo de los talibanes vinculados a Al Qaeda, que multiplican los atentados en todo el país, anunció el Ayuntamiento de la ciudad.

Al menos 16 muertos dejó la explosión de una bomba este jueves delante del Palacio de Justicia de Peshawar, noroeste de Pakistán, principal objetivo de los talibanes vinculados a Al Qaeda, que multiplican los atentados en todo el país, anunció el Ayuntamiento de la ciudad.Este atentado es el octavo que se registra en un mes en la capital de la provincia del noroeste, a las puertas de las zonas tribales donde el ejército despliega una ofensiva contra los bastiones de estos insurgentes islamistas."Un kamikaze a pie trató de entrar en el palacio de justicia y, cuando el personal de seguridad quiso detenerlo, hizo estallar la bomba que llevaba consigo", explicó a los periodistas en el lugar Sahib Zada Anis, jefe de la administración de la ciudad."Hemos recibido los cadáveres de 16 personas y 36 heridos, seis de los cuales están en estado crítico", declaró a AFP el doctor Abdul Hameel Afridi, director general del hospital Lady Reading, principal establecimiento de la ciudad.Hay al menos tres policías muertos, según los servicios de seguridad.Hace tres días, un kamikaze al volante de un coche bomba mató a cuatro personas en un puesto policial de Peshawar, en las inmediaciones de una escuela donde los niños entraban a clases.Más de 2.550 personas han muerto en poco más de dos años en todo el país en una ola sin precedente de atentados perpetrados, en su gran mayoría, por los kamikazes del Movimiento de los Talibanes del Pakistán (TTP).A mediados de 2007, este grupo afiliado a Al Qaeda y como Osama Ben Laden, declaró la guerra santa ('yihad') a Islamabad por su alianza con Estados Unidos en su "guerra contra el terrorismo" desde fines de 2001.En los últimos meses, los insurgentes islamistas han intensificado considerablemente su campaña de atentados en todo el país y su kamikazes han matado a casi 500 personas en un mes y medio.El TTP, cuyo bastión en la zona tribal de Waziristán del Sur, cerca de la frontera afgana es el teatro de una amplia ofensiva terrestre y aérea del ejército desde hace casi un mes, juró vengarse intensificando sus atentados en las grandes ciudades.Los atentados y ataques de comandos suicidas se han hecho casi cotidianos desde los días que precedieron la ofensiva en Waziristán del sur, el 17 de octubre.Los talibanes esperaban así disuadir al ejército de desplegar unos 30.000 soldados.El sábado, un kamikaze hizo estallar su coche en medio de un puesto de control de la policía en Peshawar, matando a 15 personas.En la víspera, dos atentados suicidas mataron a 25 personas, uno, que arrasó con la sede en Peshawar de los poderosos servicios secretos, el ISI, el otro, contra un puesto policial en Bannu, no lejos de Waziristán.El martes, 32 personas perecieron en un atentado con coche bomba en un mercado de Charsada, en los suburbios de Peshawar y, el 8 de noviembre, un ataque similar en un mercado de ganado en Peshawar dejó 15 muertos."Lanzaremos tantos ataques que el presidente, el Primer ministro y el gobernador (de las Provicias fronterizas del Noroeste -NWFP) no podrán ya nunca más sentarse tranquilos en sus palacios", prometió Azam Tariq, el portavoz del TTP, en una entrevista telefónica con AFP.Los combatientes extranjeros de Al Qaeda han reconstituído sus fuerzas en las zonas tribales del noroeste de Pakistán fronterizo con Afganistán, y los talibanes afganos han instalado allí bases de retaguardia, todas apoyadas por los talibanes paquistaníes.

Más noticias

0 Comentarios