Tres millones de chiítas iraquíes celebran el Ashura con fervor religioso

Un inmenso fervor religioso invadió este domingo a millones de iraquíes que celebran el luto del Ashura, la ceremonia chiíta más importante, en la ciudad santa de Kerbala, epicentro de las conmemoraciones, en donde las fuerzas de seguridad se desplegaron en masa.

Un inmenso fervor religioso invadió este domingo a millones de iraquíes que celebran el luto del Ashura, la ceremonia chiíta más importante, en la ciudad santa de Kerbala, epicentro de las conmemoraciones, en donde las fuerzas de seguridad se desplegaron en masa.Unos tres millones de fieles se congregaron en esta ciudad, a 110 kilómetros de Bagdad, para conmemorar la muerte de Hussein, nieto de de Mahoma, hijo de Alí, en el año 680 por las tropas del califa omeya Yazid en la batalla de Kerbala, en un conflicto por el liderazgo de los musulmanes, 48 años después del deceso del fundador del islam.Según la tradición, los fieles se flagelan en signo de arrepentimiento por no haber ayudado a su imán.Al son de los tamborines, los fieles se golpeaban el pecho o se flagelaban gritando el nombre de Hussein para marcar el aniversario de la muerte de esta figura central del islam chiíta."Más de tres millones de fieles pasaron la noche en la ciudad santa para preparar las procesiones" religiosas que serpentean la ciudad, afirmó a AFP el vicegobernador de la provincia de Kerbala, Nassif Jassem.Peregrinos del mundo entero viajan a Irak cada año para participar del Ashura. En esta ocasión 105.000 extranjeros viajaron desde Pakistán, los países del Golfo, Irán, Canadá o Tanzania.En diez días de ceremonias que culminaban este domingo, unas seis millones de personas en total visitaron la ciudad santa, precisó Jassem.La policía y el ejército iraquí desplegaron 25.000 uniformados para impedir ataques de extremistas sunitas que en el pasado ensangrentaron las ceremonias, insistió por su parte el jefe de la policía de la ciudad, el general Alí Jassem Mohamed."A pesar de las serias amenazas difundidas por grupos extremistas contra los fieles, el dispositivo de seguridad funcionó bien", dijo el secretario de Estado para la Seguridad Nacional, Chiruan Al Qaili, de visita a Kerbala junto con el ministro de Interior, Jawad Al Bolani.En Nayaf (150 km al sur de Bagdad), donde está sepultado Alí, yerno de Mahoma y esposo de su hija Fátima, venerado por los chiitas, fueron movilizados 26.000 miembros de los servicios de seguridad.En Kerbala, cuatro cinturones de seguridad fueron instalados alrededor de la ciudad y otros cuatro alrededor del casco histórico cerca de los mausoleos de Hussein y de su hermanastro Abas.Para prevenir atentados suicida como los que cometieron mujeres en el pasado, "desplegamos en los tres accesos de la ciudad a 600 elementos femeninos de los servicios de seguridad para cacheos", precisó Al Qaili.En marzo de 2004, durante el Ashura, atentados casi simultáneos mataron a unas 170 personas e hirieron a 465 en una mezquita chiita de Bagdad y en Kerbala.Pero este domingo, la violencia se abatió sobre el norte de Irak, en donde cinco peregrinos chiítas murieron y 27 resultaron heridos en un atentado con bomba contra una procesión.La explosión se produjo a eso de las 09H00 (06H00 GMT) en Tuz Jurmatu, localidad a 175 kilómetros al norte de Bagdad, precisó un oficial de la policía.Desde el martes, 32 personas murieron y 164 resultaron heridas en ataques contra cortejos de preparación del Ashura. Una bomba estalló el jueves en la ciudad vieja de Kerbala, dejando un muerto y 20 heridos.

Más noticias

0 Comentarios