El mercado del oro estima tener por delante un futuro brillante

El mercado del oro, que salió reforzado de la crisis, tiene por delante un brillante futuro, ayudado por un equilibrio de la oferta y la demanda y un apetito insaciable de los ahorristas, afirmaron el lunes participantes en la gran cita anual del sector de los metales preciosos.

El mercado del oro, que salió reforzado de la crisis, tiene por delante un brillante futuro, ayudado por un equilibrio de la oferta y la demanda y un apetito insaciable de los ahorristas, afirmaron el lunes participantes en la gran cita anual del sector de los metales preciosos.Desde la caída de Lehman Brothers hace un poco más de un año, la carrera del oro ha sido impresionante.El precioso metal 'rey' alcanzó en octubre los 1.070,80 dólares en el mercado al contado y batió su récord histórico establecido en la primavera boreal de 2008 (1.032,70 dólares la onza).Desde entonces no ha vuelto a bajar de los 1.000 dólares y registra un alza del 20% en lo que va de año."No está mal para una reliquia bárbara", bromeó Mark Lynam, máximo dirigente del tercer productor mundial de oro AngloGold Ashanti, uno de los oradores estrella de la décima conferencia del mercado londinense de los metales preciosos, el London Bullion Market, que se celebra este lunes y martes en Edimburgo (Escocia).Según él, "las perspectivas del oro, aunque difíciles de predecir a corto plazo, son muy sanas".Los factores favorables son múltiples, empezando por la producción minera, en declive desde el año 2000 debido a una disminución del rendimiento de las minas, la falta de nuevos filones y un aumento de los costes que desanima a los inversores.Frente a esto, la demanda de oro se disparó con la crisis, que provocó "un cambio fundamental de dinámica en el mercado" e instauró un "cambio de mentalidad en Occidente", explicó Mehdi Barkhordar, director de la empresa suiza PAMP, uno de los primeros fabricantes de monedas y lingotes del mundo.El oro se ha convertido en refugio para los ahorristas europeos y estadounidenses, que han redescubierto las ventajas del "único tipo de activo realmente seguro", en la medida en que su valor, contrariamente a otras inversiones, no está ligado a un emisor que puede quebrar.Aram Shismanian, que dirige el Consejo Mundial del Oro, opina también que el metal amarillo ha sido transformado por la crisis y ya no está reservado a los especialistas.Mientras antaño lo que dictaba los precios era la demanda de la joyería, ahora son los pequeños inversores los que los hacen subir, ayudados principalmente por la multiplicación de los ETF (Exchange Traded Funds), productos financieros más prácticos que los tradicionales lingotes y monedas.Según él, el oro también es cada vez más buscado por inversores institucionales preocupados por diversificar y proteger su patrimonio, como los fondos de pensiones estadounidenses.Finalmente, pese a que los bancos estadounidenses vendieron desde 1999 miles de toneladas de oro, esta tendencia se invertirá y las entidades bancarias deberían convertirse en compradoras netas en los próximos años, según el jefe del Consejo Mundial del Oro.Es cierto que el Banco Central Europeo (BCE) concluyó este año un nuevo acuerdo de venta de reservas de oro con varios de sus homólogos y el FMI decidió recientemente desprenderse de más de 400 toneladas de metal amarillo.Pero a nivel mundial el oro representa sólo 2% de las reservas de cambio, porque los bancos centrales de los países emergentes tienen poco, y el economista irlandés David McWilliams está convencido de que países como China buscarán reducir sus reservas en dólares en beneficio de "activos reales" como el oro.

Más noticias

0 Comentarios