Más de 350.000 manifestantes en Roma para decir "no" a Silvio Berlusconi

Centenares de miles de personas se manifestaron el sábado en el centro de Roma, por iniciativa de blogueros, para decir "no" al jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi y pedirle que renuncie al cargo para ser juzgado.

Centenares de miles de personas se manifestaron el sábado en el centro de Roma, por iniciativa de blogueros, para decir "no" al jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi y pedirle que renuncie al cargo para ser juzgado.Los organizadores del llamado "No Berlusconi Day" dicen haber ganado la apuesta de reunir en la capital a "más de 350.000 personas", pero, según un fotógrafo de la AFP, podrían ser incluso más: entre 400.000 y 500.000.Desde la tribuna instalada en la plaza San Juan de Letrán, los blogueros subrayaron la independencia de su movimiento nacido en internet, para el que eligieron el violeta por ser el "único color que dejaron libre" los partidos tradicionales. También hubo manifestaciones en París, Londres y Sídney."Queremos la renuncia de Berlusconi porque no nos sentimos representados por él", explicó a la AFP Emanuele de Pascale, de 28 años, uno de los blogueros."Es una manifestación política en el sentido griego de la +polis+, porque estamos preocupados por la cosa pública", agregó.La mayoría de los manifestantes, muchos de ellos jóvenes y mujeres, vestían bufandas, suéteres e incluso pelucas en tonos lilas o malvas.Muchos llevaban máscaras de Berlusconi con la palabra "No" en la frente.Gran cantidad de militantes de extrema izquierda, en especial del Partido de los Comunistas italianos, aumentaban la asistencia del desfile, al que ofrecieron apoyo logístico."El sabe vender cacerolas o anuncios publicitarios, que se vaya a su casa, ese presidente del consejo no sabe gobernar, la crisis puso en dificultad a artesanos y obreros y no hace nada por ellos", denunció ante la AFP Mario Cattaneo, un jubilado que mostraba un monigote de Berlusconi con cola de diablo.La mayoría de las banderolas hacían referencia a los problemas judiciales de Silvio Berlusconi, sobre el que pesan dos procesos, uno por corrupción de testigos (caso Mills) y otro por fraude fiscal (derechos televisados Mediaset), que deben comenzar en enero."La política se hace con las manos limpias", clamaba una larga bandera violeta. "Renuncie y acepte ser juzgado", dijo otro.Los manifestantes gritaban "ímafioso!" cuando pasaban por delante de alguna de sus imágenes, en alusión a las acusaciones en su contra por lazos con la Cosa Nostra proferidas el viernes en Turín por el antiguo mafioso Gaspare Spatuzza.La ex ministra Rosy Bindi asistió como "simple ciudadana" y no como responsable del Partido Demócrata (PD), aunque aprovechó para saludar a los numerosos simpatizantes de su formación que estaban presentes."Es importante que una parte importante del país reaccione y se indigne contra un presidente del consejo que no quiere ser juzgado y no resuelve los problemas", dijo a la AFP.El ex juez anticorrupción y jefe del partido Italia de los Valores Antonio Di Pietro denunció "la gran estafa mediática, electoral, política y judicial de este gobierno Berlusconi".Desfilaban movimientos de diversas tendencias ideológicas, con personalidades como el director Nanni Moretti, para denunciar una hegemonía de Berlusconi en la televisión italiana, o ecologistas opuestos al puente en el estrecho de Mesina (Sicilia).

Más noticias

0 Comentarios