Una mañana de neblina en Fort Myers