Para que su jardín se reponga de las heladas

Las recientes heladas han cobrado cuota entre la vegetación de Florida, y acaso hasta dañado los sistemas de riego también.

Para que su jardín se reponga de las heladas Para que su jardín se reponga de las heladas

Para que su jardín se reponga de las heladas

El Southwest Florida Water Management District ofrece unos cuantos pasos sencillos que los residentes pueden aplicar para proteger sus plantas, jardines y sistemas de riego ante

las altas temperaturas.

Esperar el suministro y a podar.

Los University of Florida county Extension agents dicen que la demanda de suministro decreció con las recientes heladas y lluvias.

“El excesivo suministro de agua durante el invierno puede generar plagas y demás amenazas en el jardín del usuario”, dijo Sylvia Durell, manager distrital del Florida-Friendly Landscaping project. También dijo que muchos residentes pueden subsistir 1 semana sin suministro de agua durante el invierno.

Según investigación de la Universidad de Florida, el pasto no requiere regarse durante invierno con tanta frecuencia. De hecho, basta  con media pulgada mínimo, y ¾ de pulgada máximo de agua cada 2 semanas. 

Se debe esperar 1 mes o más antes de podar o reponer plantas dañadas, incluso pasto, tras concluir el invierno. Y para abonar, esperar hasta la estación de crecimiento. 

Verificar su sistema de riego

Los sistemas de riego suelen dañarse a causa de heladas, como en el caso de tuberías y fittings con fugas. Dichas cuarteaduras ocurrirían acaso durante las recientes heladas. Checar las instalaciones y repararlas o reemplazarlas de inmediato.

La presión disminuye cuando ocurren dichas fugas en tuberías. Para revisar su sistema de riego:

Durante el día de riego, activar y revisar cada componente del sistema de riego, buscando posibles roturas, torceduras, obstrucciones, al tiempo que el agua fluye hacia aceras y pasillos externos.

Localizar goteo en el rociador. Si persiste dicho goteo, es señal de fuga que absorbe el suelo. De requerirse reparación, acuda con su especialista.

Buscar huellas de humedad. En rincones apartados donde se coloque rociadores, la baja presión en el flujo de agua, aspersores obstruidos por pasto crecido, o por ramas colgantes y o caídas, o las pantallas bajo los aspersores están obstruidas. Incluso pudieran los aspersores requerir de reemplazo, ajuste o de cabezas adicionales. Consultar con un especialista en mantenimiento.

Revisar la válvula automática para tiempo de lluvias.

En caso de contar con aspersor automático, cerciorarse de que se desactive automáticamente en cuanto llueva. Al evaporarse el agua de lluvia, el aspersor se reactivará normalmente. Dichos sensores de lluvias se requieren por ley en Florida, caso de emplearse sistemas de riego automático.

Asegurarse de colocar el sistema de riego en sitio despejado, donde pueda verse con claridad el cielo, y al menos a 1 metro y medio  de distancia de calefactores o ventiladores. 

Verificar que dicho sensor de lluvia esté activado (en ON). Para ponerlo a prueba, humedecer el sensor para cerciorarse de que no encenderá cuando el regulador haya recibido la cantidad fija de agua.

Ajustar el sensor para que se interrumpa en cuanto caigan entre media pulgada y ¾ de pulgada de lluvia. Si hay un anillo de escape debajo del tapón, dicho escape puede cerrarse aunque sea en parte para restringir el flujo de aire hacia los discos. Cerciorarse de que el escape esté lo suficientemente cerrado para que los discos se sequen más lentamente, y permitiendo que repose más tiempo el sistema de riego. Tal ajuste es para compensar la excesiva exposición solar.

En caso de requerir reemplazo, se pueden adquirir desde $17 hasta $60.

Más noticias

0 Comentarios