Música, amigos y la espada de Bolívar acompañaron a Chávez en su funeral

El de Hugo Chávez fue un adiós con el sello que le imprimió el presidente de Venezuela a sus 14 años de Gobierno: sin apego al protocolo, rodeado de amigos y familiares, entre acordes de música venezolana y con la guía de la espada del libertador caraqueño Simón Bolívar.

El de Hugo Chávez fue un adiós con el sello que le imprimió el presidente de Venezuela a sus 14 años de Gobierno: sin apego al protocolo, rodeado de amigos y familiares, entre acordes de música venezolana y con la guía de la espada del libertador caraqueño Simón Bolívar.La solemnidad que presagiaba la presencia de una treintena de jefes de Gobierno y del príncipe Felipe de España al funeral del impulsor de la revolución bolivariana quedó relegada en una ceremonia que juntó a deportistas, artistas, religiosos pero sobre todo a amigos y aliados del promotor del socialismo del siglo XXI.Un "Viva Chávez" lanzado por el orador del acto tras los acordes del himno nacional interpretado por la Orquesta Sinfónica y Coral Juvenil Simón Bolívar dirigidas por el laureado Gustavo Dudamel rompió, como en vida lo hiciera Chávez en algún acto público para saludar a un seguidor o dar una declaración, el ceremonial.Después fue Mahmud Ahmadineyad, el presidente de Irán y que en más de una ocasión calificó como "querido hermano" a su par venezolano, quien al ser llamado para la guardia de honor junto al presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, besó el féretro y se despidió luego tocándolo y con gesto con su puño cerrado.La lista de personalidades que se dieron cita para despedir a Chávez demostró, además, los distintos ámbitos en los que el carismático jefe de Estado influyó: política, cultura, deportes y muchos de sus seguidores que continúan aún en las calles.Desde el príncipe de Asturias a dignatarios sudamericanos y caribeños asistieron a la ceremonia celebrada en la Academia en la que Chávez estudió y donde hoy también se acercaron artistas como el estadounidense Sean Penn o el maestro José Antonio Abreu, responsable del Sistema de Orquestas venezolano.El medallista de oro Rubén Limardo y el piloto de Fórmula 1 Pastor Maldonado se unieron al funeral, que igualmente contó con la presencia del obispo Mario Moronta, el pastor Alexis Romero y hasta el reverendo pastor y activista estadounidense Jesse Jackson.Quizás el momento más emotivo para quienes conocieron al Chávez que nació en la región de los llanos venezolanos fue cuando sonaron los acordes de "Corrida de Maisanta" y "Linda Barinas" interpretadas por el cantante Cristóbal Jiménez.Como "Maisanta" era conocido el bisabuelo de Chávez, Pedro Pérez Delgado, un caudillo popular de aquellos que eran alzados rápidamente al grado de general y que peleó contra la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935).El "Alma Llanera", considerado el segundo himno del país, y "En Venezuela" se incluyeron en el repertorio dedicado a un gobernante que en sus innumerables intervenciones públicas conjugó anuncios oficiales con interpretaciones a capella.Hoy la ocasión dio pie para un relevo, esta vez con espada de Bolívar que encabezó en todo momento el cortejo fúnebre de Chávez y que fue recibida por el vicepresidente, Nicolás Maduro, que luego protagonizó una especie de pacto sobre el féretro junto a varios ministros."Chávez vive, la lucha sigue" retumbaba una y otra vez en una ceremonia de "hasta luego" al líder de la revolución bolivariana, cuyo cuerpo, embalsamado, quedará dentro de poco "eternamente" para sus seguidores.

Más noticias

0 Comentarios