El posible gobernador de Carolina del Norte crea incertidumbre entre los latinos

El candidato republicano a la gobernación del estado, Pat McCrory, avanza en las encuestas y su posible triunfo en las elecciones del martes genera interrogantes sobre su postura frente a hispanos e indocumentados.

El candidato republicano a la gobernación del estado, Pat McCrory, avanza en las encuestas y su posible triunfo en las elecciones del martes genera interrogantes sobre su postura frente a hispanos e indocumentados.El exalcalde de Charlotte, que gobernó la urbe más grande del estado entre 1995 y 2009, lleva diez puntos de ventaja en las encuestas de intención de voto con respecto al vicegobernador demócrata, Walter Dalton.La gran incógnita que rodea a McCrory es si obedecerá a ala de la derecha del Partido Republicano que lo ha venido apoyando en su segundo intento por llegar a Raleigh o si se mantendrá en el centro a la hora de gobernar un estado con cerca de 830.000 latinos, según cifras del Censo 2010, de los cuales el Pew Hispanic Center estima que 350.000 son indocumentados.Según John Herrera, uno de los primeros hispanos en haber sido elegido a un puesto público en Carolina del Norte y exconcejal de la ciudad de Carrboro, al norte del estado, todavía no está clara la agenda de McCrory con respecto a los hispanos."El exalcalde dio la bienvenida a los inmigrantes a Charlotte, quienes con su trabajo sacaron a adelante la ciudad hace una década, pero luego cambió su postura cuando recibió apoyo del Tea Party en 2010 para su postulación", afirmó hoy a Efe."Sólo falta por descifrar si será un conservador que busca restricciones o hará caso a la comunidad de negocios que necesita y pide la mano de obra inmigrantes en sectores como la agricultura y construcción", acotó el demócrata sobre el que puede ser el primer gobernador republicano en Carolina del Norte en 20 años.Su posición será fundamental porque además, por primera vez en 112 años, el Partido Republicano logró en 2010 el control de la Legislatura estatal y en la actualidad sus representantes a la reelección están bien posicionados.En el tema migratorio, los legisladores republicanos adelantaron terreno y crearon un comité que ha venido estudiando el asunto este año y están listos para iniciar 2013 con leyes que combatan a los sin papeles.Aunque el tema de la inmigración indocumentada no ha sido una prioridad en las campañas de ambos candidatos, McCrory ha dejado claro que favorece programas migratorios que permitan a los alguaciles encontrar y detener a los delincuentes que llegan al país ilegalmente.Jess George, directora ejecutiva de la Coalición Latinoamericana, y quien conoce a McCrory desde sus años de alcalde de Charlotte, comparte la misma inquietud de Herrera y dice desconocer la agenda republicana en relación a los indocumentados."Estamos rodeados de estados como Alabama, Georgia y Carolina del Sur, que han adoptado leyes muy perjudiciales para la comunidad, que han generado una debacle en sus economías. Espero que, de ganar, McCrory no tome el mismo camino", apuntó George.Por su parte, el doctor Nolo Martínez, profesor de la Universidad de Carolina del Norte y el primero director de la Oficina de Asuntos Hispanos/Latinos de la Gobernación, considera que McCrory será "práctico y accesible"."Creo que sería beneficioso para la comunidad si McCrory toma en cuenta el potencial que tiene para el estado una relación con Latinoamérica y que nombre a un hispano en su gabinete con responsabilidad", acotó el catedrático.Sin embargo, la relación de 14 años entre McCrory y la comunidad hispana en Charlotte ha sido de altos y bajos.Durante su mandato gobernó con bonanza económica en la medida que la población latina experimentaba un crecimiento extraordinario.Durante los buenos tiempos, se mostró amigo de los hispanos, asistía a los festivales comunitarios y agradecía la labor de los trabajadores de la construcción, que fueron pilar fundamental para la edificación de los proyectos de infraestructura de la ciudad.A la par, conformó un comité de estudio municipal -único en el país- para recopilar información y sugerencias sobre cómo abordar el tema de los indocumentados.Pero el político fue el centro de una polémica al protagonizar un enfrentamiento con el exjefe de la Policía, Darrel Stephens, después de que éste se disculpó públicamente con la comunidad latina tras un incidente en el que un oficial le preguntó el estatus migratorio a una víctima de crimen.

Más noticias

0 Comentarios