La Oficina de Presupuesto advierte sobre el "abismo fiscal" en Estados Unidos

La Oficina de Presupuesto del Congreso advirtió hoy sobre una recesión económica si Estados Unidos se precipita a un "abismo fiscal" en enero próximo, y de inmediato el Gobierno y la oposición se culparon recíprocamente por el peligro.

La Oficina de Presupuesto del Congreso advirtió hoy sobre una recesión económica si Estados Unidos se precipita a un "abismo fiscal" en enero próximo, y de inmediato el Gobierno y la oposición se culparon recíprocamente por el peligro.La agencia, conocida por su sigla en inglés CBO, calculó que el Gobierno incurrirá en un déficit de 1,1 billones de dólares al cierre del período fiscal 2012, que concluye el 30 de septiembre.Un déficit fiscal de ese monto equivaldría a alrededor del 7,3 % del producto interior bruto (PIB), señaló la agencia no partidista, que en marzo había calculado un déficit de 1,2 billones de dólares para este año.La Oficina de Presupuesto del Congreso vaticinó que este año la economía de Estados Unidos crecerá un 2,1 %, pero se contraerá un 0,5 % entre el cuarto trimestre de 2012 y el cuarto trimestre de 2013 si entran en vigencia en enero los aumentos de impuestos y recortes de gastos estipulados por el Congreso."El informe de la CBO enfatiza la necesidad urgente de que los Republicanos (que son mayoría) en la Cámara de Representantes sigan los pasos del Senado y aprueben una ley que dé a las familias de clase media la confianza de que no tendrán aumentos de impuestos al comienzo del año próximo", señaló una declaración de la oficina de prensa de la Casa Blanca."Pero, en lugar de hacer lo correcto, los republicanos han elegido intensificar las mismas políticas que llevaron a la crisis económica", añadió la declaración. "Están dispuestos a mantener como rehén a la clase media a menos que también aprobemos rebajas nuevas y cuantiosas en los impuestos de los millonarios", agregó.El representante Jeb Hensarling, republicano de Texas y presidente de la conferencia republicana en la Cámara baja, culpó a los demócratas porque obstruyen los planes republicanos para reactivar la economía."En 2009, (el presidente Barack) Obama dijo: 'Me niego a dejar a nuestros hijos una deuda que no pueden pagar', pero el análisis de la CBO muestra que eso es, exactamente, lo que está haciendo este presidente", sostuvo Hensarling.Como resultado de la disputa entre la Casa Blanca y el Congreso el año pasado acerca del límite de endeudamiento nacional surgió un programa por el cual el Gobierno debe recortar gastos o entrarán en vigor recortes automáticos a comienzos de 2013.A fin de diciembre expirarán las rebajas de impuestos promulgadas en 2001 y 2003 por el entonces presidente George W. Bush, y el Congreso no se ha puesto de acuerdo con el presidente Barack Obama sobre la extensión de ese alivio impositivo.Mientras que los republicanos, que esperan ganar la elección presidencial en noviembre, proponen la extensión de las rebajas de impuestos para todos los ciudadanos, los demócratas proponen ampliarlas para las personas que ganen menos de 250.000 dólares anuales pero no para los más ricos.Asimismo, el Poder Ejecutivo y el Congreso han extendido, pero sólo hasta fin de 2012, los programas de subsidio por desempleo, ya que, a tres años de concluida la peor recesión en casi ocho décadas, el índice de desempleo está en el 8,3 %.El fin de los recortes impositivos y de los subsidios por desempleo causaría cortes de la inversión gubernamental, una escasez de recaudaciones de impuestos y el desamparo de millones de personas que no encuentran empleo.La Oficina de Presupuesto del Congreso calculó que si EEUU se tumba en este "abismo fiscal" el país tendrá una recesión durante la cual el índice de desempleo subirá a alrededor del 9 % en la segunda mitad de 2013.

Más noticias

0 Comentarios