EE.UU. dice que el informe de la OEA "minará la cooperación antidrogas" en el continente

El Gobierno de EE.UU. afirmó hoy que el informe divulgado por la OEA "minará la cooperación antidrogas en el hemisferio", porque recomienda medidas que "contravienen el derecho internacional".

El Gobierno de EE.UU. afirmó hoy que el informe divulgado por la OEA "minará la cooperación antidrogas en el hemisferio", porque recomienda medidas que "contravienen el derecho internacional"."Desafortunadamente, en términos prácticos, este informe no es más que un caro ejercicio académico que minará la cooperación antidrogas en el hemisferio al recomendar acciones que contravienen el derecho internacional", dijo a Efe un funcionario de alto rango de la Administración estadounidense que pidió el anonimato.No obstante, la fuente, implicada en la política antidrogas de EE.UU., señaló que el informe apoya "aspectos clave" del nuevo enfoque de la política antidrogas de Washington, un planteamiento que "rechaza soluciones simplistas al problema de las drogas al implementar políticas que se basan en la ciencia en vez de la ideología".Por su parte, David Johnson y Kevin A. Sabet, dos exfuncionarios de la política antidrogas de EE.UU., y que contribuyeron a la elaboración del informe de la OEA, explicaron en un comunicado conjunto que el documento "aunque es un buen primer paso", no debe interpretarse "como un apoyo a la legalización o políticas fuera de los tratados de las Naciones Unidas para el control de las drogas"."Aunque el informe no se ha publicado, está claro que el proceso que condujo a su elaboración representa un esfuerzo significativo para bregar con este asunto tan difícil, que afecta la salud y seguridad en las Américas", dijo Johnson, exsecretario de Estado adjunto de EE.UU."Al revisar los asuntos elevados en el informe, es importante que los estados miembros de la OEA sopesen medidas que sean plenamente consecuentes con sus obligaciones con el tratado internacional de larga data. La estrategia recién publicada por la Comisión Interamericana para el Control de Drogas de la OEA sigue sirviendo de buena base" para continuar esta labor, agregó Johnson.Por su parte, Sabet, exasesor de alto rango para asuntos antidrogas de la Administración de Barack Obama, consideró que quienes busquen una "solución mágica" al problema de las drogas "no la encontrará en este informe"."Pero el informe sí enfatiza temas clave e importantes que se han señalado en otros documentos internacionales, como la estrategia del presidente Obama, recientemente publicada, que insta a una política de salud pública equilibrada para el siglo XXI", dijo Sabet.El informe, añadió, también enfatiza puntos que muchas entidades intergubernamentales han pedido desde hace tiempo, incluyendo el fortalecimiento de instituciones y una "verdadera responsabilidad compartida"."Los países harían bien en considerar y tomar medidas en base a los principales resultados del informe, que acarrean un consenso global, que no tienen otras políticas más extremas como la legalización", recomendó Sabet.Agregó, en ese sentido, que el informe no debe interpretarse como un respaldo oficial a "políticas que harían más disponibles las drogas, como la legalización"."Esa caracterización, que impulsan quienes apoyan la legalización, es errónea y peligrosa. De hecho, el informe expresamente no apoya la legalización, sino que se concentra en otros temas clave", puntualizó Sabet.Las fuentes reaccionaron así al informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que aboga por considerar la despenalización del consumo de estupefacientes en todo el continente americano.Ese informe también analiza los efectos que se producirían si algunos países optan por legalizar la marihuana, o si abandonan "unilateralmente" la lucha contra el narcotráfico en su territorio.El estudio, entregado hoy en Bogotá por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y que se hará público oficialmente el lunes, subraya la necesidad de tratar el problema desde una perspectiva de salud pública."La despenalización del consumo de drogas debe ser considerada en la base de cualquier estrategia de salud pública", señala el informe, que recomienda avanzar hasta ese modelo mediante "métodos transicionales, como los tribunales de drogas, la reducción sustantiva de penas y la rehabilitación".

Más noticias

0 Comentarios