Las grandes fortunas de China viven en su burbuja dorada lejos de la crisis

Impermeables a la crisis, las grandes fortunas de China siguieron prosperando este año y llevan su vida en una burbuja dorada, con un consumo de productos de lujo a un ritmo vertiginoso.

Impermeables a la crisis, las grandes fortunas de China siguieron prosperando este año y llevan su vida en una burbuja dorada, con un consumo de productos de lujo a un ritmo vertiginoso.En el corazón de Pekín, en la calle Jinbao, arteria de 800 metros creada tras 2.000 expropiaciones y en donde cada centímetro cuadrado vale oro, se suceden las marcas de lujo: concesionarios de automóviles Rolls-Royce y Bugatti, negocios de Gucci, Cartier, el ultraselecto Hong Kong Jockey Club y varios hoteles cinco estrellas.Gracias al mercado inmobiliario y la Bolsa, las 1.000 fortunas más grandes de China, cuya lista acaba de publicar la revista Hurun, disponían en forma colectiva de 571.000 millones de dólares en septiembre (contra 439.000 millones el año pasado), es decir más que los PIB de Indonesia o Bélgica."La riqueza china crece a una velocidad vertiginosa", constató Rupert Hoogewerf, fundador de Hurun.China es el segundo país por el número de multimillonarios en dólares (130) por detrás de Estados Unidos.Detrás Dubai y Abu Dabi, China es el tercer mercado mundial de Rolls-Royce: 52 Phantom se vendieron el año pasado -uno por semana- a precios en torno al millón de dólares, según los rumores."Nuestros clientes son 100% chinos y muy ricos", explica Wilson Ho, director general de Lamborghini, en su 'showroom' de la calle Jinbao."Son empresarios exitosos en el mercado inmobiliario, los entretenimientos, las finanzas, las minas de carbon y acero. Son muy jóvenes, la mayoría de entre 20 y 30 años", agrega."Algunos clientes compran un vehículo en una hora. Pagan en efectivo. Y estamos hablando de 6, 7 u 8 millones de yuanes (entre 900.000 y 1,2 millones de dólares). Para los ricos es dinero de bolsillo", continúa Ho, que representa también a Bugatti y Rolls Royce.En otro barrio de lujo, el negocio más grande de Louis Vuitton en Pekín, de tres pisos, está repleto de clientes chinos, algunos de los cuales pasan por las cajas cargados de paquetes.La marca ha abierto una media de un nuevo comercio por mes en 2009 en China, donde Vuitton celebra su "excepcional desempeño".Al lado, en el joyero Cartier, una vendedora de guantes blancos se encuentra delante de una vitrina donde se expone un enorme reloj de unos 180.000 dólares en oro blanco y diamantes."Los ventas van muy bien en China", dice Bonnie Bao, responsable del comercio. Cartier abrió 11 negocios en China en 2008 y tiene previsto abrir ocho más este año."Nuestros clientes son muy ricos. Muchos compran sin mirar el precio", explica Bao.En el decorado barroco y extravagante del diseñador francés Philippe Starck, en el restaurante Lan Club, la clientela, en un 70% china, también consume sin mirar la cuenta.La mejor botella de cognac cuesta 5.472 dólares, la botella de vino Chateau Laffite 1995 se vende a 3.717 y el plato de mariscos a 778.

Más noticias

0 Comentarios