Las grandes fortunas de China viven en su burbuja dorada lejos de la crisis