El fútbol lame las heridas de una Honduras dividida

El 2009 será recordado como el año más exitoso en la historia del fútbol de Honduras por su clasificación al Mundial de Sudáfrica-2010 y a los mundiales Sub-17 en Nigeria y Sub-20 de Egipto.

El 2009 será recordado como el año más exitoso en la historia del fútbol de Honduras por su clasificación al Mundial de Sudáfrica-2010 y a los mundiales Sub-17 en Nigeria y Sub-20 de Egipto.Además, se recordará que los partidos de las eliminatorias a Sudáfrica dieron momentos únicos de unidad a los hondureños, profundamente divididos desde el golpe de Estado del 28 de junio que derrocó al presidente Manuel Zelaya.Desde 1982, cuando participaron en el Mundial de España, los hondureños lucharon con ahínco para volver a la máxima competencia del fútbol mundial, pero siempre habían fracaso en la penúltima o última ronda de los clasificatorios.Sin embargo, en 2009 por un declive de Costa Rica (tras un muy excelente comienzo) y gracias a la ayuda de Estados Unidos, Honduras estalló en júbilo el 14 de octubre al clasificar a Sudáfrica.Los seleccionados hondureños pensaban esa noche que habían quedado marginados de la justa mundial en el estadio Cuscatlán de El Salvador porque, pese a vencer a los locales 1-0 con anotación del ariete Carlos Pavón, se les esfumaba el sueño pues Costa Rica ganaba 2-1 en el estadio John F. Kennedy de Washington.Pero a falta de 20 segundos para concluir el partido en Washington, Jonathan Borstein logró la igualdad 2-2 de Estados Unidos con Costa Rica, lo que clasificó directamente a los 'catrachos' por la zona de la Concacaf y envió a los 'ticos' a la repesca (que luego perderían ante Uruguay).Incrédulos los jugadores hondureños --que lloraban de amargura en el césped del Cuscatlán--, cambiaron a lágrimas de felicidad tras el gol de Borstein y las calles de toda Honduras se llenaron de jubilosos aficionados celebrando la gesta añorada durante 27 años.El presidente de facto hondureño, Roberto Micheletti, agradeció entonces en la Casa Presidencial a los seleccionados que lograron al boleto a Sudáfrica, mientras Zelaya tuvo que ver el desenlace de las eliminatorias en su refugio en la embajada brasileña en Tegucigalpa.Los hondureños tocaron la gloria con una pléyade de jugadores que militan en ligas europeas, como David Suazo (Inter, Italia), Wilson Palacios (Tottenham, Inglaterra), Maynor Figueroa y Hendry Thomas (Wigam, inglés), Julio 'Rambo' de León (Torino, Italia), Edgard Alvarez (Bari, Italia), Víctor Bernárdez (Anderlech, Bélgica) y Carlo Costly (Belchatow, Polonia).Se sumaron los aportes de Amado Guevara (Toronto, MLS) y Ramón Núñez (Cruz Azul, México), así como del legendario Carlos Pavón, en el ocaso de su carrera jugando en el local Real España.Asimismo, la selección Sub-17 clasificó en abril al Mundial de la categoría en un torneo disputado en Tijuana, México; mientras la Sub-20 alcanzó en marzo el boleto a Egipto en Trinidad y Tobago.Los hondureños coronaron con éxito estas clasificatorias con la dirigencia encabezada por el ex mandatario hondureño Rafael Callejas, como presidente de la Federación de Fútbol y el presidente de la Comisión de Selecciones y magnate de la televisión Rafael Ferrari.Honor de todos los sectores recibió el equipo técnico de Honduras formado por colombianos: el entrenador Reinaldo Rueda, el asistente Alexis Mendoza, el preparador físico Carlos Velazco y el preparador de porteros Pedro Antonio Zape.

Más noticias

0 Comentarios