Más fútbol y goles en el Mundial de Clubes de Abu Dabi

Con la irrupción en semifinales del Barça y el listón alto que ya habían puesto en cuartos de final los mexicanos del Atlante, unidos a un interesante duelo entre Estudiantes y Pohang Steelers, desdibujado por los errores arbitrales, el Mundial de Clubes de Fútbol cobró mayor interés.

Con la irrupción en semifinales del Barça y el listón alto que ya habían puesto en cuartos de final los mexicanos del Atlante, unidos a un interesante duelo entre Estudiantes y Pohang Steelers, desdibujado por los errores arbitrales, el Mundial de Clubes de Fútbol cobró mayor interés.En los dos últimos días se vio mucho mejor fútbol en Abu Dabi y, como una consecuencia no siempre directa del mejor desempeño, también hubo más goles. Este jueves, coincidiendo con el último día del año islámico, se puede realizar un balance de las últimas fechas.Lamentablemente, el martes, el colegiado italiano Roberto Rosetti se encargó de desnaturalizar el partido entre los argentinos y surcoreanos.Comenzó por desatar una verdadera tormenta de tarjetas amarillas, por lo que en la segunda parte dos jugadores del equipo asiático se fueron a las duchas con antelación, por acumular dos cartones áureos cada uno.Pero la cosa no se terminó ahí, y el arquero del equipo dirigido por el brasileño Sergio Farías vio la roja directa por una falta afuera del área.Estudiantes comenzó dominando con claridad. Los de Alejandro Sabella bajo la batuta de Juan Sebastián Verón imponían mejor técnica, sin embargo, el rival se le vino encima, pero no al punto de poner en tela de juicio el triunfo de los 'pincharratas', lo que sí consiguió por su parte Rosseti (2-1).En cuanto al tercer partido, entre los equipos 'azulgrana' del torneo, el recuerdo está aún muy fresco, con el Barcelona dando una gran muestra de su fútbol total frente a unos más que dignos 'Potros de hierro', que lo dejaron todo en la cancha (3-1).Sin lugar a dudas, éste fue el mejor duelo de los jugados hasta la fecha.Tras disputarse el único encuentro de "octavos de final" y dos de "cuartos", se habían anotado ocho goles, lo que arrojaba una media de 2,67 por encuentro. Tras las semifinales y el duelo por el quinto puesto, ésta aumentó a 3,33.Hasta terminada la competición no se puede realizar una clasificación de los goleadores que sea fidedigna. Habrá jugadores que habrán disputado dos y otros tres partidos. Por el momento, el brasileño Denilson, del Pohang Steelers de Corea del Sur, lleva tres dianas en dos duelos y le queda uno por disputar, por el tercer puesto ante el Atlante mexicano.Por su parte, el mediocampista Leandro Benítez, del Estudiantes de La Plata argentino, marcó un doblete precisamente ante los asiáticos y tiene por delante sólo la final ante Barcelona.También dos goles logró el neozelandés Jason Hayne del Auckland City, pero éstos fueron anotados en el tercer y último duelo del campeón de Oceanía, por el quinto puesto ante el africano, el Tout Puissant Mazembe congoleño.En este último partido se resumió todo lo ilógico, injusto y triste que puede ser el fútbol. Los africanos se quedaron con diez jugadores por un gran fallo del árbitro mexicano Benito Archundia, al expulsar al arquero congoleño en una acción fuera del área en la que no cometió la menor falta.Aún con uno menos, los del Mazembe bailaron a los oceánicos, pero así como les dieron una lección de fútbol técnico también erraron un sinfín de goles cantados y, con el marcador 2-2 cuando estaban en los descuentos, en uno de los pocos contragolpes de los neozelandeses éstos se encontraron con un gol (3-2) por completo inmerecido, tanto como la quinta plaza del torneo.De no mediar nada extraño, el programa del sábado promete buen fútbol. Por el tercer puesto, mexicanos y asiáticos pueden asegurar el espectáculo en el aperitivo, y en el de fondo, la final, tanto españoles como argentinos tienen credenciales y calidad suficientes para no defraudar al respetable.

Más noticias

0 Comentarios