Cómo financiar la compra de un auto

Después de elegir el tipo de auto adecuado a tus necesidades y negociar un precio justo, aún falta tomar una decisión importante: ¿cómo pagarás por tu nueva adquisición?

Después de elegir el tipo de auto adecuado a tus necesidades y negociar un precio justo, aún falta tomar una decisión importante: ¿cómo pagarás por tu nueva adquisición?

Existen distintas opciones para financiar la compra de un auto. A continuación podrás conocer las ventajas y desventajas de cada una para elegir la que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto:

  • Pago de contado: es la forma más simple y económica de comprar un auto, ya que evitarás lidiar con el pago inicial, tasas de interés y pagos mensuales que vienen con los préstamos y arrendamientos.

Incluso si optas por un préstamo, es recomendable saldar la deuda con efectivo lo antes posible para reducir el tiempo durante el cual debes pagar intereses.

  • Préstamo: esta opción puede ser ideal cuando no cuentas con tus propios recursos para pagar un auto de contado.

Obtén los mejores términos de financiamiento manteniendo un buen historial de crédito y comparando distintos prestamistas, incluyendo el mismo concesionario, bancos, cooperativas de ahorro y crédito, instituciones financieras por internet o incluso familiares y amigos.

Cada uno ofrece distintas ventajas, como promociones, descuentos y tasas de interés, por lo que debes investigar la opción que mejor se ajuste a tu presupuesto.

Te sugerimos obtener una aprobación de préstamo en alguna institución de crédito antes de visitar la agencia de autos. De esta manera, no te verás obligado a recurrir solamente a los préstamos que ofrece el concesionario (que podrían cobrar tasas de interés más elevadas).

  • Arrendamiento: esta opción implica el pago de una cuota mensual por el derecho a utilizar un auto durante cierto tiempo definido en el contrato de arrendamiento. A final de dicho período, tendrás la opción de comprar el auto.

Esta alternativa puede ser atractiva cuando no tienes los recursos suficientes para comprar un auto, puesto que el pago inicial y los pagos mensuales suelen ser ligeramente más bajos. Sin embargo, debes estar consciente de que al final del arrendamiento no serás dueño del auto a menos que decidas comprarlo.

Además, si excedes el límite anual de kilometraje o si el auto sufre desgaste excesivo, probablemente te cobrarán cuotas y penalidades adicionales.

Recuerda que al momento de finalizar la compra de tu auto necesitarás proteger tu inversión con un buen seguro de auto. Tu agente de seguros te puede ayudar a determinar la mejor cobertura para tu auto nuevo.

Distribuido por Contenido Latino

Más noticias

0 Comentarios