Los favoritos a puestos clave de la UE son "indispensables" en casa

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y el canciller británico, David Miliband, son considerados favoritos para ocupar la presidencia estable de la UE y el cargo de Alto Representante, pero su designación no está cerrada, ya que ahora se los califica de "indispensables" en casa.

El primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y el canciller británico, David Miliband, son considerados favoritos para ocupar la presidencia estable de la UE y el cargo de Alto Representante, pero su designación no está cerrada, ya que ahora se los califica de "indispensables" en casa."Es como Tony Blair de joven, pero mejor", afirman a la AFP fuentes del entorno socialista, familia política del ex primer ministro británico, para describir a Miliband.El jefe de la diplomacia británica podría convertirse en el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), un cargo de 'super ministro' que será creado cuando entre en vigor en diciembre el Tratado de Lisboa.Junto al canciller europeo, se establecerá un presidente estable y ambos serán la voz y el rostro de los 27, con un mandato de dos años y medio, renovable.Para el puesto de presidente, todos los indicios apuntan al democristiano Van Rompuy.Ambas figuras son en realidad objeto de un doble pacto que busca el equilibrio de los colores políticos.El Alto Representante, que a la vez será el número dos del ejecutivo comunitario -la Comisión Europea-, pertenecerá a la familia socialista, segunda fuerza del Europarlamento.Debe además proceder de un "gran" país, porque los "grandes tienen una tradición, un gran servicio diplomático, fuerzas armadas y no son neutros", estimó el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Pierre Lelouche.En contrapartida, el futuro presidente del Consejo Europeo será un jefe de gobierno de la familia del Partido Popular Europeo, primera fuerza del hemiciclo.Miliband y Van Rompuy reúnen ambos todos estos criterios.Pero el Partido Laborista británico está dividido sobre la conveniencia de dejar partir a Miliband a Bruselas y la opinión pública del país, tradicionalmente euroescéptica, es contraria a que ocupe el cargo.Candidato al puesto de Alto Representante, el ex ministro de Relaciones Exteriores rumano Adrian Severin espera que Miliband no entre en liza."Debería escuchar lo que dice su país. Es joven, no será su última oportunidad", sostuvo el miércoles Severin.El ex jefe de gobierno italiano Massimo D'Alema también muestra interés por el cargo.La elección de ambas figuras "se hace por eliminación", confirma un diplomático.Así, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, y el jefe del gobierno holandés, Jan Peter Balkenende, arruinaron la candidatura de Blair a la presidencia y después "se eliminaron entre ellos", explica a la AFP una fuente europea.Unicamente el primer ministro belga, Herman Van Rompuy, reúne por ahora un consenso, gracias a su capacidad de negociar y de construir compromisos.Pero su partida no es vista con buenos ojos por los belgas, que temen que rompa el frágil equilibrio que por ahora permite mantener unido el reino, donde flamencos y francófonos viven cada día más distanciados.El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiere ir rápido. El jueves abogó por una designación de las dos personalidades "a partir de la semana próxima", cuando se espera la celebración de una cumbre extraordinaria de la UE.

Más noticias

0 Comentarios