El fallido atentado en Detroit actualiza el tema de la seguridad en aviones

El intento de atentado el viernes de un nigeriano que trató de hacer estallar un artefacto explosivo a bordo de un avión comercial estadounidense entre Amsterdam y Detroit plantea una vez más la cuestión de la eficacia de las medidas de seguridad en los aeropuertos y en vuelo.

El intento de atentado el viernes de un nigeriano que trató de hacer estallar un artefacto explosivo a bordo de un avión comercial estadounidense entre Amsterdam y Detroit plantea una vez más la cuestión de la eficacia de las medidas de seguridad en los aeropuertos y en vuelo.El viernes, los pasajeros del vuelto 253 de Northwest Airlines relataron haber escuchado un fuerte ruido y haber visto una luz intensa antes de que aparecieran llamas en el interior de la cabina.El autor del hecho se habría presentado ante el FBI (Oficina Federal de investigaciones norteamericana) como vinculado con Al Qaeda, según varios medios informativos.Douglas R. Laird, ex director de la seguridad de la Northwest Airlines, no se sorprende. "Es difícil decirlo, pero no hacemos mas que cosechar lo que sembramos", comentó, antes de agregar que "mi verdadero temor es que haya otros".Según Laird, mientras los rayos X no sean "remplazados por escáneres corporales" para registrar a los pasajeros, "el peligro no será alejado". Si no se utiliza un escáner corporal, "no se puede saber lo que la gente tiene bajo la ropa", dijo.La utilización de esos escáneres genera controversia por razones de intimidad, ya que efectivamente las ondas de este aparato pasan a través de la ropa y muestran en la pantalla el cuerpo desnudo en tres dimensiones.Además, esos escáneres son caros y cuestan más de un millón de dólares, mientras un aparato de rayos X común puede adquirirse por 50.000 dólares.Para este especialista de la seguridad en los aeropuertos, es increíble que el presunto terrorista haya elegido partir del aeropuerto Schiphol de Amsterdam, que es uno de los aeropuertos más seguros del mundo, con "normas de seguridad muy elevadas".Pero la mayoría de los especialistas y responsables de la seguridad aeroportuaria asegura que el riesgo nulo no existe.Equipos de periodistas lo prueban en forma regular haciendo entrar armas o explosivos en zonas protegidas o incluso en los aviones.Como siempre en estos casos, las medidas de seguridad fueron reforzadas este sábado en la mayoría de los aeropuertos del mundo.Los aeropuertos de Roma, París, Bruselas, Londres, Holanda y Canadá anunciaron rápidamente un refuerzo de la seguridad, que consiste sobre todo en revisar a los pasajeros y efectuar controles suplementarios del equipaje de mano.Desde 2001, las innovaciones se acumulan para mejorar la seguridad de los aeropuertos y los vuelos.Hace unas semanas, científicos alemanes anunciaron haber elaborado un detector instantáneo de explosivos líquidos que podría ser utilizado para determinar en unos segundos si fluídos transportados en el equipaje de mano son potencialemente peligrosos.En 2006, después de que en Londres se descubriese un complot terrorista para hacer estallar aviones en vuelo mediante explosivos líquidos, se prohibió la introducción de la mayoría de los líquidos y cremas de más de 100 militros en Estados Unidos, en Europa y luego en todo el mundo.Antes, en 2003, se habían hecho obligatorias las puertas blindadas de la cabina de pilotaje para evitar que los terroristas ingresaran para apoderarse del control del aparato, como fue el caso el 11 de septiembre de 2001.Otra medida introducida fue la de someter a rayos X el calzado de los pasajeros de vuelos internacionales, después de que el británico Richard Reid tratase de hacer estallar un vuelo entre París y Miami escondiendo explosivos en sus zapatos.

Más noticias

0 Comentarios