La prensa europea critica nombramientos de autoridades de la UE

La prensa europea se muestra muy crítica este viernes con los nombramientos del primer ministro belga Herman Van Rompuy como primer presidente de la Unión Europea y de la británica Catherine Ashton para el cargo de alta representantes de la UE para Relaciones Exteriores.

La prensa europea se muestra muy crítica este viernes con los nombramientos del primer ministro belga Herman Van Rompuy como primer presidente de la Unión Europea y de la británica Catherine Ashton para el cargo de alta representantes de la UE para Relaciones Exteriores.El diario español El Mundo se muestra dubitativo: "Dos desconocidos en la escena europea, y mucho más internacional, sin apenas experiencia en política exterior y novatos de la UE, llevarán la representación de los Veintisiete en el mundo".Para El País, "los dos nuevos dirigentes de la Unión son personalidades grises, desconocidas, lo que agravará el distanciamiento de los ciudadanos con sus instituciones".Con el título "Un hombre discreto a la cabeza de Europa", Le Parisien/Aujourd'hui en France" se pregunta si Van Rompuy y Ashton tendrán bastante peso para dar vida a estos dos nuevos cargos creados por el Tratado de Lisboa".Libération (izquierda) tilda a Van Rompuy de "presidente para el decorado". "En su primer acto", sigue el diario, "la Europa del Tratado de Lisboa ha optado por personalidades que no molesten a nadie". "A falta de nombrar un representante de la 'Nueva Europa', los Veintisiete al menso han conseguido designar a una mujer, pero no la más brillante", añade Libération."El presidente", se interroga Le Figaro (derecha), ¿será más bien un organizador, un hombre de mediación dentro del Consejo o un líder que hable de igual a igual con Barack Obama y Hu Jintao? Nada está grabado en mármol: el primero que ejerza la función (...) le dará una vuelta decisiva".También la prensa alemana considera a Herman Van Rompuy y Catherine Ashton incapaces de encarnar una voz europea fuerte."Estas dos personalidades (...) ¿pueden encarnar este impulso prometido por aquellos que nos gobiernan? El Tratado de Lisboa es la versión un poco aligerada de que fue bautizado en un principio como Constitución de la UE. Esta palabra era demasiado grande para las ambiciones de los europeos. Las de ministro de Relaciones Exteriores y presidente de la UE tienen pinta ahora de ser bien grandes", afirma el Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ, conservador).Para Frankfurter Rundschau, la Unión Europea ha encontrado "unos dirigentes sin brillo, sin visión, en parte sin experiencia en el ámbito requerido".Mismo enfoque en la prensa británica. The Financial Times afirma que "estos nombramientos hacen dudar sobre la capacidad (de los interesados) a la hora de rivalizar con Washington y París". "La elección de dos personalidades relativamente desconocidas (...) es consternante para quienes querían conferir más peso a Europa a escala mundial", escribe el diario.Para The Guardian, esta elección reduce a la nada "todas las esperanzas de Europa de obligar al mundo a prestarle una atención nueva". "El continente, la noche pasada, se alejó de la mesa de los grandes y perdió una oportunidad real de mantenerse al nivel del mundo del G2 dominado por los polos gemelos Washington y Pekín", concluye el diario.

Más noticias

0 Comentarios