Según un estudio la depresión es tan mortífera como fumar

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Bergen la depresión es un factor de riesgo tanto como fumar, pero la ansiedad podría ser benéfica.

Según un estudio la depresión es tan mortífera como fumar Según un estudio la depresión es tan mortífera como fumar

Según un estudio la depresión es tan mortífera como fumar

En un estudio de investigadores de la Universidad de Bergen, Noruega, y del Instituto de Psiquiatría (IoP) del King’s College London se reveló que la depresión es, como el fumar, un factor de riesgo.

Utilizando un vínculo único entre una muestra de 60,000 personas y una base de datos de defunciones, los investigadores descubrieron que durante los 4 años que duró dicho estudio, el riesgo de muerte se incrementó entre las personas con depresión, a la par que entre los fumadores.

El Dr. Robert Stewart, coordinador del equipo de investigación en el IoP, explica las posibles razones que subyacen en dichos hallazgos: “Se desconoce, cuán casual es el nexo entre fumadores y pacientes deprimidos, pero sí sugiere que debiera prestarse más atención a este nexo porque dicha vinculación persistió tras ajustar otros tantos factores”.

El estudio también revela que los pacientes con depresión enfrentan un incrementado riesgo de muerte, mientras que la combinación de depresión y ansiedad disminuye en un paciente el riesgo de muerte con respecto a la sola depresión. El Dr. Stewart explica: “Uno de los mensajes clave de este estudio es que un poco de ansiedad es bueno para uno”.

“Al parecer, hablamos de 2 grupos de riesgo aquí. La gente con síntomas de altísimos niveles de ansiedad, puede ser naturalmente más vulnerable por el estrés, por ejemplo a través de los efectos que el estrés tiene en los resultados cardiovasculares. Por otra parte, la gente que registra bajos niveles de ansiedad, aquellos que niegan los síntomas, puede ser también que no acudan con el doctor, o que acostumbra enfrentar riesgos. Esto explica las tasas altas de mortalidad.”

La gente con depresión puede que no solicite ayuda, o puede que cuando la busquen, sea en vano.

“Esto se aplica al cuidado elemental, al cuidado secundario -de la salud mental- y a los cuidados generales hospitalarios en el sentido de que debieran estar más atentos en la detección de desórdenes físicos, como presión sanguínea, colesterol, dieta desfavorable, fumar, poco ejercicio, en gente con desórdenes mentales. Esto debiera hacerse junto con un tratamiento más activo de los desórdenes en cuanto se presenten, y una campaña más efectiva de salud general”.

Más noticias

0 Comentarios