Los estadios sudafricanos están listos al 95% antes del sorteo del Mundial

Aunque todavía quedan algunos problemas por resolver, los estadios que acogerán los partidos del Mundial-2010 de fútbol de Sudáfrica están terminados al 95%, a cinco días del sorteo que decidirá, el viernes, los ocho grupos de la primera fase de la competición.

Aunque todavía quedan algunos problemas por resolver, los estadios que acogerán los partidos del Mundial-2010 de fútbol de Sudáfrica están terminados al 95%, a cinco días del sorteo que decidirá, el viernes, los ocho grupos de la primera fase de la competición.A pesar de una huelga el pasado mes de julio, con más de 70.000 personas reclamando un aumento salarial, de los grandes apagones de enero de 2008 y de los problemas climáticos, como la gran tormenta que hizo desplomarse una grúa en la ciudad de Nelspruit, las obras lograron respetar el calendario estricto fijado por la Federación Internacional de Fútbol (FIFA)."Tuvimos altos y bajos, a veces con alegrías y a veces con tristezas ante las críticas y los pesimistas", dijo el portavoz del comité local de organización (LOC), Rich Mkhondo, que asegura que los cinco nuevos estadios y los cinco estadios renovados están terminados en un 95%.Sólo quedan algunos arreglos finales, como instalar las barreras de seguridad, plantar árboles y terminar las zonas de estacionamiento y las vías de acceso.Además, también están por terminar algunas obras anexas. En Durban, por ejemplo, se está modernizando el paseo marítimo, uno de los atractivos de la ciudad, desde donde se ve el nuevo estadio en forma de casco al revés.Pero conseguir terminarlo todo antes del Mundial, que se disputa del 11 de junio al 11 de julio de 2010, no fue una tarea fácil.La capacidad de Sudáfrica para cumplir sus compromisos fue puesta en tela de juicio muchas veces, como cuando el estadio de Port Elizabeth quedó fuera de la Copa de Confederaciones a causa de los retrasos en las obras.Este recinto de 46.000 plazas. el primero en inaugurarse, compite con otras realizaciones recientes, como los estadios renovados de Rustenburgo, en el noroeste de Johannesburgo, de Bloemfontein, en el centro del país, o de Pretoria.Otros estadios tuvieron problemas y retrasos. Fue el caso de Green Point, un recinto que acogerá una semifinal en el centro de Ciudad del Cabo, entre mar y montaña, y que tuvo que superar "muchísimos desafíos", recuerda un portavoz de la FIFA, Pieter Cronje.Algunos vecinos que se oponían al proyecto, al que acusan de provocar daños irreparables en el medio ambiente, decidieron atacar por la vía judicial pero llegaron finalmente a un compromiso sobre un campo de golf cercano al estadio. En Nelspruit, a las puertas del parque nacional Kruger, el estadio fue construido en los terrenos de una antigua escuela y los habitantes lograron, tras varias reclamaciones, que se construya un nuevo centro.Con sus columnas en forma de jirafa y sus asientos de color cebra, el estadio de Nelspruit se inspira del safari. En la ciudad de Polokwane, al norte del país, el recinto imita las formas de un baobab mientras que el gigantesco Soccer City de Johannesburgo, donde se jugará la final del Mundial ante 90.000 espectadores, tiene forma de calabaza.Sin embargo el futuro de estas instalaciones, de las cuales el comité de organización es incapaz de decir exactamente cuanto costaron, no está claro.En la capital económica de Sudáfrica, el Soccer City y el Ellis Park sí tienen muchos proyectos de futuro pero en otras ciudades pequeñas, como Nelspruit o Polokwane, parece no haber nada previsto tras la competición.

Más noticias

0 Comentarios