Estados Unidos Estados Unidos l
Es tu ciudad, conéctate
Estados Unidos

En todas partes hay hombres encadenados

Toda una vida hemos hablado de la libertad, de querer tener una vida privada y de movernos al lugar que queremos....

Toda una vida hemos hablado de la libertad, de querer tener una vida privada y de movernos al lugar que queremos. Poemas, canciones, y multitud de libros en las bibliotecas nos hablan de la libertad.

Rousseau decía: “el hombre ha nacido libre y en todas partes esta encadenado”. En el libro VII de la Republica de Platón, podemos leer una parábola milenaria de vastas y profundas significaciones: el mito de la caverna. El relato nos traslada a una caverna donde viven numerosos hombres encadenados a sus asientos y frente a un muro que hace las veces de pantalla. Desde atrás llega una haz de luz que es atravesado constantemente por seres que portan los mas diversos objetos, animados e inanimados, lo que hace que sus nítidas sombras se reflejen en la pantalla; además estos portadores pasan, unos callados y otros conversando entre ellos. Pero ¿Qué pasaría si uno de los espectadores lograra romper sus ataduras y se diera la vuelta?

Parecido fue lo que le pasó a San Pedro cuando estaba en la cárcel encadenado y comenzó a cantar alabanzas a Dios y sus cadenas y puertas de la cárcel quedaron abiertas y ellos libres. En el Salmo 107 dice: “afligidos y encadenados habitaban en las mas densas tinieblas por haberse rebelado contra las palabras de Dios, por menospreciar los designios del Altísimo. Los sometió a trabajos forzados; tropezaban y no había quien los ayudara. En su angustia clamaron al Señor, y Él los salvo de su aflicción. Los saco de las sombras tenebrosas y rompió en pedazos sus cadenas”.

En todas partes hay seres encadenados en las tinieblas, por no seguir los designios de Dios. Dios planeo tu vida, te dio estatura, sexo, color de piel, de cabello, te dio un país, una familia, un idioma, una raza. Y tú, te rebelaste contra Dios, te llenaste de orgullo y te ataste de cadenas en el mundo de la inconformidad y de la perdición. Hoy en día estamos encadenados a la rebeldía, mentiras, sexo, alcoholismo, drogadicción, pornografía, fraudes, corrupción, anorexia, inmoralidad, glotonería, materialismo, indiferencia social etc. Dios no solo promete salvarnos de nuestra aflicción y hacernos de la obscuridad, sino también “romper las cadenas”.

¿Cuatas veces has tratado de dejar un vicio, una adicción, de cambiar de carácter que te tienen esclavo con cadenas y no has podido? No hay ninguna solución definitiva si no es por medio del poder de Dios y de la Sangre de Cristo.

De Cristo se ha dicho que ‘Él tiene la verdadera llave, donde Él abre nadie puede cerrar, y donde Él cierra nadie puede abrir’ (Apocalipsis 3, 7). Confía en Él, pues Cristo rompe las cadenas la autentica libertad es aun conquista diaria y la disfrutan los que aprecian los valores del Espíritu. ¡Animo!

© ZGS 2014

Tu opinión

Postear en
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento

0 Comentarios

BLOGS Destacados

¡MIRA ESTO!

Conéctate Ya

Publicidad
Powered by DaC