Estado de emergencia fiscal en Nueva Jersey

El gobernador Chris Christie ha congelado el gasto público para hacer frente a uno de los mayores déficit de EEUU.

Durante su esperada intervención ante el pleno de la legislatura, el gobernador de Nueva Jersey declaró esta semana al estado en emergencia fiscal, una medida que supone la congelación del gasto público en áreas como salud, educación o transporte.

"Es una de las decisiones más difíciles que un gobernador puede tomar", afirmaba Christie en un comunicado público. "Pero este proceso supone también una extraordinaria oportunidad para afrontar las consecuencias de los errores cometidos en el pasado a la hora de ofrecer las soluciones y reformas duraderas que puedan llevarnos a la estabilidad y aún mejor, a tiempos más prosperos", añadía el gobernador.

Con un agujero presupuestario de 2.200 millones de dólares, Nueva Jersey es uno de los estados con mayor déficit de EEUU. La mala situación de las arcas públicas, que tiene al estado al borde de la bancarrota, y la decisión de atajarlo mediante un corte drástico de ayudas a colegios, universidades, hospitales o sistema de transportes ha desatado una avalancha de críticas.

Entre otros recortes, los planes del gobernador incluyen reducciones de  475 millones de dólares en ayudas a escuelas locales, de 62.1 millones de dólares en ayuda a colleges y universidades y de 12.6 millones de dólares en el dinero destinado a los  Charity Care de los hospitales.

Más noticias

0 Comentarios