El ejército paquistaní cerca un feudo talibán para descabezarlo

El ejército paquistaní se proponía el lunes descabezar un bastión talibán en Waziristán del Sur (noroeste) concentrando en sus inmediaciones tropas listas para tomarlo por asalto con el fin de "agarrar a los jefes".

El ejército paquistaní se proponía el lunes descabezar un bastión talibán en Waziristán del Sur (noroeste) concentrando en sus inmediaciones tropas listas para tomarlo por asalto con el fin de "agarrar a los jefes".En el tercer día de su ofensiva aérea y terrestre, las fuerzas armadas aseguran haber matado a 78 insurgentes desde el sábado, un balance que no es posible verificar mediante una fuente independiente.Entretanto miles de civiles seguían huyendo de las zonas de combate para refugiarse en distritos limítrofes, principalmente en Dera Ismail Khan, colindante con Waziristán del Sur."Los principales blancos son los dirigentes. Esperamos agarrar a los jefes" talibanes, declaró el general Athar Abas, portavoz del ejército, durante una conferencia de prensa el lunes por la noche.Tras haber bombardeado sus refugios durante varios meses, el ejército lanzó en la madrugada del sábado una ofensiva terrestre y aérea que llevaba prometiendo desde junio en este distrito tribal, principal feudo del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP).Casi 2.300 personas perdieron la vida en algo más de dos años en Pakistán en una oleada sin precedentes de atentados perpetrados en su mayoría por kamikazes del TTP y por grupos afines a él."Las fuerzas de seguridad lograron una maniobra de cerco de Kotkai", la ciudad natal del nuevo jefe del TTP, Hakimulá Mehsud, y de Qari Husain, uno de los comandantes más poderosos del movimiento, asegura el ejército en un comunicado.Los militares tomaron posiciones en un lugar que señorea Kotkai, añade el texto.Desde agosto, casi 100.000 personas huyeron de Waziristán del Sur, de las cuales al menos 20.000 lo hicieron en los últimos días, según Islamabad y la ONU.El lunes, en la ciudad de Dera Ismail Khan, seguían llegando a pie o hacinadas en coches y camiones, en medio de colchones y gallinas. A su llegada contaban el infierno vivido bajo los bombardeos aéreos, casi diarios desde agosto."Decidí marcharme cuando los cazas destruyeron la casa de mis vecinos", explica Rahim Dad Mehsud, un agricultor de Tiarza, que dice haber caminado tres días con su familia para salir de Waziristán.Es de la misma tribu de los Mehsud que los principales jefes del TTP. "No podemos eliminar a los talibanes con una operación militar, las dos partes matan a nuestras familias", asegura.Al comienzo de octubre los talibanes intensificaron sus ataques, matando a más de 170 personas en doce días. Llegaron al corazón mismo del cuartel general del ejército en los suburbios de Islamabad, forzando a las autoridades a precipitar una ofensiva que los expertos temen que se salde con un desastre.Y es que estos territorios son muy montañosos y el TTP, que controla aproximadamente la mitad de Waziristán del Sur, tiene entre 10.000 y 12.000 combatientes aguerridos que cuentan con el apoyo de miles de militantes extranjeros y de talibanes afganos. Y podrían lograr refuerzos en distritos tribales aledaños.Por el momento el ejército envió entre 20.000 y 25.000 efectivos a las tierras de Mehsud, según el mando castrense que asegura que hasta 60.000 hombres están preparados para intervenir en la ofensiva.Estados Unidos estima que Al Qaida se hizo fuerte en las zonas tribales paquistaníes donde los talibanes afganos instalaron sus bases con la ayuda de activistas paquistaníes.

Más noticias

0 Comentarios