Los rebeldes chiíes capturan un feudo de un clan suní rival en el norte de Yemen

Los rebeldes chiíes, también conocidos como hutíes, anunciaron hoy que tomaron el control de la población de Huz, en el noroeste de Yemen, tras violentos combates con la tribu suní Al Ahmar, que se saldaron con decenas de muertos en ambos bandos.

Varios soldados yemeníes hacen guardia en un punto de control en una calle de Saná (Yemen). EFE/Archivo Varios soldados yemeníes hacen guardia en un punto de control en una calle de Saná (Yemen). EFE/Archivo

Varios soldados yemeníes hacen guardia en un punto de control en una calle de Saná (Yemen). EFE/Archivo

Los rebeldes chiíes, también conocidos como hutíes, anunciaron hoy que tomaron el control de la población de Huz, en el noroeste de Yemen, tras violentos combates con la tribu suní Al Ahmar, que se saldaron con decenas de muertos en ambos bandos.En un comunicado, los chiíes explicaron que sus combatientes capturaron ayer por la tarde la población y lograron restaurar la seguridad y la estabilidad en Huz.Esta zona de la provincia de Amran es uno de los principales feudos del clan Al Ahmar, que se enfrenta a los chiíes desde octubre pasado para respaldar a la organización salafista contraria al movimiento hutí en la vecina región de Saada.Esta victoria llega dos días después de que los rebeldes chiíes tomaran otros dos bastiones del clan Al Ahmar: las zonas de Jamri y de Du Anash.Los Al Ahmar son los fundadores y responsables del destacado Partido Reforma Islámica, brazo político de los Hermanos Musulmanes yemeníes.El avance hutí preocupa a las autoridades y a los grupos políticos, que temen su llegada a la capital, Saná, en cuyos alrededores se han producido enfrentamientos en los últimos días entre los chiíes y grupos tribales seguidores del Partido Reforma Islámica.El conflicto sectario en el norte de Yemen estalló en octubre pasado, cuando los hutíes comenzaron una ofensiva por el control de la localidad de Damaj, donde tiene sus sede la escuela salafista Dar el Hadiz, a la que acuden integristas de todo el mundo.Cientos de personas de ambos bandos han muerto en esos combates, que han vivido varios repuntes pese a los intentos de alto al fuego negociados por las autoridades.Damaj ya fue blanco en noviembre de 2011 de una ofensiva similar del movimiento hutí, que se hizo con el control de Saada en 2010 después de más de cinco años de enfrentamientos con las tropas yemeníes.

Más noticias

0 Comentarios