Tres niños mueren tiroteados en el conflictivo sur musulmán de Tailandia

Tres hermanos, de 3, 5 y 9 años, murieron en el sur de Tailandia al ser tiroteados cuando llegaban a casa junto a sus padres, que resultaron heridos, en esa conflictiva región del país de mayoría musulmana, según fuentes policiales citadas hoy por la prensa local.

Soldados tailandeses en un puesto de control cercano a uno de los escenarios de las protestas antigobierno, en Bangkok. EFE/Archivo Soldados tailandeses en un puesto de control cercano a uno de los escenarios de las protestas antigobierno, en Bangkok. EFE/Archivo

Soldados tailandeses en un puesto de control cercano a uno de los escenarios de las protestas antigobierno, en Bangkok. EFE/Archivo

Tres hermanos, de 3, 5 y 9 años, murieron en el sur de Tailandia al ser tiroteados cuando llegaban a casa junto a sus padres, que resultaron heridos, en esa conflictiva región del país de mayoría musulmana, según fuentes policiales citadas hoy por la prensa local.El asalto ocurrió el lunes por la noche en la localidad de Palukasamoh, en el distrito de Bacho de la provincia de Narathiwat, cuando la familia musulmana regresaba a casa en motocicleta después de participar en la plegaria en la mezquita local.Los niños murieron en el hospital de Bacho a causa de las heridas mientras que su padre, Jehmu Maman, de 40 años, y su madre, Padeelaeh Mayu, de 33, se recuperan en el hospital de Narathiwat.El policía local de servicio, Adam Rorhemman, dijo al diario "Bangkok Post" que los pistoleros abrieron fuego con armas automáticas desde un bosque cercano en el que estaban escondidos antes de huir.La Policía atribuyó el ataque a insurgentes separatistas musulmanes.Unas 6.000 personas han muerto por la violencia en las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat desde que la insurgencia musulmana recrudeció su actividad en enero de 2004.Los atentados con armas ligeras, asesinatos y atentados con explosivos se repiten casi a diario en esta región de mayoría musulmana y etnia malaya, a pesar del despliegue de unos 40.000 integrantes de las fuerzas de seguridad y la vigencia del estado de excepción.Los insurgentes denuncian la discriminación que sufren por parte de la mayoría budista del país y exigen la creación de un Estado islámico que integre las tres provincias, que configuraron el antiguo sultanato de Pattani, anexionado por Tailandia hace un siglo.

Más noticias

0 Comentarios