Netanyahu acusa a Abás de doble juego mientras que Peres alaba su valentía

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recibió hoy con críticas y el presidente Simón Peres con alabanzas las declaraciones del líder palestino, Mahmud Abás, en las que garantiza que no permitirá una "tercera intifada armada" y renuncia a su derecho como refugiado de retorno a Israel.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recibió hoy con críticas y el presidente Simón Peres con alabanzas las declaraciones del líder palestino, Mahmud Abás, en las que garantiza que no permitirá una "tercera intifada armada" y renuncia a su derecho como refugiado de retorno a Israel.En un comunicado de su oficina, Netanyahu señaló que "desafortunadamente las palabras del presidente Abás no coinciden con sus actos"."Ha rechazado reanudar negociaciones de paz durante los últimos cuatro años, pese a una serie de medidas tomadas por el primer ministro Netanyahu para retomar las negociaciones, como una moratoria sin precedentes de la construcción en Judea y Samaria (el territorio ocupado de Cisjordania)", criticó.Netanyahu acusó, asimismo, al dirigente palestino de "rechazar discutir el asunto de las medidas de seguridad, que es vital para la seguridad de los ciudadanos".Peres, en cambio, aseguró que Abás "ha demostrado con hechos y palabras que Israel tiene un auténtico socio para la paz" y pidió el "máximo respeto" para las posiciones que expresó, porque "coinciden exactamente con las de Israel y con la clara mayoría de la población, que apoya la solución de dos Estados para dos pueblos"."Es una declaración pública valiente e importante en la que Abu Mazen (como también es conocido Abás) deja claro que su intención de un Estado es sólo para Cisjordania y Gaza, y no en el territorio del Estado de Israel", agregó."Deberíamos extender con valentía nuestra mano para la paz a un líder como Abu Mazen porque, con él y las valientes posiciones que ha enunciado, hay una auténtica esperanza para la paz".En una entrevista al canal 2 de la televisión israelí emitida íntegramente ayer, Abás subraya que no permitirá el estallido de una "tercera Intifada armada" mientras siga en el poder y apostará por el diálogo y las formas de "resistencia pacífica"."Mientras yo esté en este cargo, no habrá una tercera Intifada armada. Nunca. No queremos utilizar terrorismo, no queremos utilizar la fuerza, No queremos utilizar armas", dijo en la sede de la Muqata, en Ramala.Pese a que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que preside Abás, reconoce desde hace un cuarto de siglo la existencia de Israel en el 78% de la Palestina histórica, el entrevistador le pregunta si considera parte de Palestina a Yafa, Acre o Ramle, ciudades árabes que hoy forman parte de Israel."Palestina, para mí, ahora, son las fronteras de 1967 (Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este) con Jerusalén Este como capital. Eso es ahora y para siempre. Eso es Palestina para mí", dice.Asimismo, considera no tener derecho de retorno a Safed, la hoy ciudad israelí de la que huyó cuando era niño con su familia en 1948, convirtiéndose en refugiado.Abás se define como "refugiado" de Safed, pero dice que ahora vive en Ramala y no le corresponde el derecho de regresar a esa ciudad para vivir, incluido en la resolución 194 de Naciones Unidas pero negociado en torno a números más bien simbólicos en los procesos de paz entre israelíes y palestinos."Una vez visité Safed. Quiero ver Safed. Es mi derecho, pero no vivir allá", apunta.Estas palabras han recibido diversas críticas entre los palestinos, entre ellas la del movimiento islamista Hamás, que le acusan de renunciar al derecho de retorno y a la resistencia contra la ocupación.Hoy, uno de sus principales asesores, Nimr Hamad, matizó que el presidente en ningún momento renunció al derecho de retorno, si bien empleó para su argumentación una cita de Abás de la entrevista que dista de la realmente pronunciada.En declaraciones a "Wafa", la agencia oficial de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Hamad pidió a los "líderes razonables y nacionalistas en Hamás que no permitan a los vendedores de ilusiones jugar con el destino" de los palestinos "en busca de alguna excusa para mantener la división" entre las dos principales facciones, Hamás y Al Fatah, que preside Abás.

Más noticias

0 Comentarios