Muertos 40 milicianos de Tobruk en combates con rebeldes de Trípoli en Derna

Cerca de 40 milicianos de las fuerzas del general Jalifa Hafter, jefe del Ejército leal al gobierno reconocido en Tobruk, murieron en las últimas horas en combate con milicianos afines al gobierno en Trípoli, considerado rebelde, informó Hafez al Dabaa, portavoz de estas últimas milicias.

Miembros de una milicia se enfrentan a sus rivales en Bir al-Ghanam, Libia, el pasado mes de marzo. EFE/Archivo Miembros de una milicia se enfrentan a sus rivales en Bir al-Ghanam, Libia, el pasado mes de marzo. EFE/Archivo

Miembros de una milicia se enfrentan a sus rivales en Bir al-Ghanam, Libia, el pasado mes de marzo. EFE/Archivo

Cerca de 40 milicianos de las fuerzas del general Jalifa Hafter, jefe del Ejército leal al gobierno reconocido en Tobruk, murieron en las últimas horas en combate con milicianos afines al gobierno en Trípoli, considerado rebelde, informó Hafez al Dabaa, portavoz de estas últimas milicias.Los enfrentamientos estallaron anoche en la ciudad oriental de Derna, a 1.280 kilómetros la este de la capital, según indicó Al Dabaa portavoz de las milicias islamistas "Maylis al Shura" y "Zuar Derna".Los milicianos islamistas se incautaron de ocho coches, tres de ellos con armas, pertenecientes a los milicianos leales a Hafter, agregó.Los choques son frecuentes en Derna, bastión de la rama en Libia del grupo yihadista autoproclamado Estado Islámico (EI), tanto entre las fuerzas dirigidas por los dos gobiernos como con los milicianos radicales.En los últimos meses, el EI ha aprovechado la disputa entre Tobruk y Trípoli para consolidar su posición en Derna y avanzar hacia la localidad central costera de Sirte, a unos 435 kilómetros de Trípoli, que, según la organización, ya domina.Libia es un estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que en 2011 la comunidad internacional apoyara el alzamiento rebelde contra la dictadura de Muamar al Gadafi.Desde las últimas elecciones, el poder esta dividido entre los gobiernos de uno cesante instalado en Trípoli y otro reconocido por la comunidad internacional con sede en Tobruk, a quienes apoyan distintos grupos islamistas, señores de la guerra, líderes tribales y contrabandistas de petróleo, armas, personas y drogas.En medio, se fortalecen grupos yihadistas afines al EI y a la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), la asociación terrorista más fuerte en el norte de África.

Más noticias

0 Comentarios