Luis Aragonés, Diego, Ibai, Parejo y Rubén Castro

Madrid, 2 feb (EFE).-

Madrid, 2 feb (EFE).-.-- LUIS ARAGONÉS.La jornada debería tener un único protagonista por el legado que deja en el fútbol español Luis Aragonés. Como dice Xavi Hernández, "la palabra fútbol en el diccionario tendría que llevar al lado la foto de Luis". El 'sabio de Hortaleza' dedicó su vida al deporte rey. Vivía por y para el fútbol, y éste le acabó premiando al adentrar su figura en otra dimensión por la Eurocopa 2008.De todo lo que consiguió en su carrera en el Atlético de Madrid de jugador y entrenador. De las mil anécdotas que dejó en el resto de clubes en los que volcó su pasión. De todo, lo que queda como un sello imborrable para la posteridad, el gran legado de Luis, es ser el inventor del 'tiqui-taca'. El creador de un estilo. El seleccionador español que cambió la furia por el toque. Un loco que juntó a un grupo de bajitos que escribieron la página más brillante del fútbol nacional. Luis exigía al máximo a sus jugadores y con los que le respondían se convertía en su padre deportivo. El respeto de toda España en la jornada muestra su dimensión..-- DIEGO RIBAS.Entre el merecido y emotivo homenaje a una leyenda rojiblanca como Luis Aragonés en el Vicente Calderón, el Atlético de Madrid le dedicó su mejor noticia, convertirse en líder en solitario de la Liga BBVA con el regreso del querido Diego Ribas. El proyecto rojiblanco da un nuevo salto de calidad y si ya se había convertido por mérito propio en los terrenos de juego en firme candidato al título, hace crecer aún más sus opciones incrementando la calidad y el fondo de armario en su plantilla.Diego Pablo Simeone no ha parado de pedir el regreso de Diego. Desde el momento de su adiós pasó a ser el jugador más deseado. Descartado en su momento por sus altas pretensiones, el Atlético esperó el momento de su regreso. Y vuelve, como un toro físicamente, para incrementar el arsenal ofensivo rojiblanco. El Calderón vuelve a disfrutar de su magia. Perfectamente acoplado al sistema del equipo, salió con el reconocimiento de su afición y marcó para dejar su sello en su regreso..-- IBAI GÓMEZ.No hay un suplente en el mundo con más efectividad que Ibai. Ernesto Valverde no le da la titularidad porque es el revulsivo perfecto para levantar al Athletic Club cuando hace falta. Lo hizo ante el Real Madrid, para mostrar que el nuevo San Mamés es inexpugnable en Liga y cortar con un zapatazo imparable, ajustado al poste, la racha de imbatibilidad madridista, que se cerró en 821 minutos.Ibai revolucionó al Athletic con su entrada y aportó la pegada que faltó en el primer acto. Marcó un golazo y provocó en otra acción que Diego López volase para dejar la parada del partido. A sus 24 años cumplió el centenar de partidos con el equipo de su corazón, convertido en una figura clave y tan importante, o más, que cualquiera de los titulares..-- DANI PAREJO.Fue en su día perla de la cantera del Real Madrid pero siguió el camino de la mayoría. Obligado a emigrar creció en Getafe y el salto de calidad lo debía de dar en un Valencia que apostó fuerte por él. Llega esta temporada, cuando el equipo che necesita de jugadores con personalidad y que no sólo se escuden detrás de su calidad. El año que Ever Banega debía liderar el juego, el argentino se marchó por la puerta de atrás y sin dar el rendimiento esperado.El Valencia ha sufrido cambios en su directiva, técnico y plantilla. Modificaciones en plena temporada que podrían traducirse en caos sobre el terreno de juego. En esa situación visitó el Camp Nou y al poderoso Barcelona. Dani Parejo se exhibió. Frente a Xavi Hernández, Sergio Busquets o Andrés Iniesta, impuso su calidad y una personalidad con una madurez que se hacía esperar. Dirigió el juego de un equipo que sorprendió a todos y provocó que 59 jornadas después, la Liga española viva un cambio de líder..-- RUBÉN CASTRO.La afición del Real Betis pedía a gritos un líder, un referente que haga despertar de la pesadilla a una plantilla sin confianza, y apareció el mismo de las tres últimas campañas: Rubén Castro. El goleador, en su temporada más irregular por las malditas lesiones, enseñó a su equipo a ganar de nuevo y calmó el sufrimiento de sus seguidores.El partido ante el Espanyol se había convertido en una auténtica final. A once puntos de la salvación las opciones de mantener la esperanza se tejió entre un mar de nervios. Apareció Rubén para 'pescar' donde otros no llegan, estar colocado en el sitio justo de un goleador para marcar. Por plantilla el Betis es superior a todos los equipos de la zona baja de la clasificación. Tras reencontrarse con el triunfo es el momento de demostrarlo. Esta a tiempo de salvarse y con la recuperación de confianza de Rubén Castro sus argumentos cobran mayor fuerza.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios