Los rebeldes chiíes e influyente tribu suní acuerdan una tregua en Yemen

Los rebeldes chiíes, conocidos como hutíes, y dirigentes del influyente clan suní Al Ahmar acordaron hoy un alto el fuego en el noreste de Yemen tras meses de combates, informaron a Efe fuentes tribales.

Los rebeldes chiíes, conocidos como hutíes, y dirigentes del influyente clan suní Al Ahmar acordaron hoy un alto el fuego en el noreste de Yemen tras meses de combates, informaron a Efe fuentes tribales.El gobernador de Saná, Abdel Qader Hilal, con la autorización de presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, fue el encargado de mediar entre los bandos rivales.Ambas partes acordaron replegar a sus combatientes de las zonas escenario de enfrentamientos en la provincia de Amran, donde los hutíes tomaron el control recientemente de varios bastiones suníes.También decidieron retirar los puestos de control instalados por la tribu Al Ahmar en la ruta principal que cruza Amran y conduce a la provincia de Saada, feudo de los hutíes.La tregua se produce tres días después de que los insurgentes chiíes controlaran la ciudad de Huz, una de los más importantes bastiones del clan suní, tras combates que causaron decenas de muertos y heridos en los dos bandos.La tribu suní y los hutíes han librado enfrentamientos desde octubre pasado, después de que los Al Ahmar respaldaran a los salafistas (radicales suníes) en su lucha contra los chiíes en Saada.Los Al Ahmar son los fundadores y responsables del destacado Partido Reforma Islámica, brazo político de los Hermanos Musulmanes yemeníes.El avance hutí preocupaba a las autoridades yemeníes, que temían su llegada a la capital, en cuyos alrededores se produjeron choques en los últimos días entre los chiíes y grupos tribales seguidores del Partido Reforma Islámica.El conflicto sectario en el norte de Yemen estalló en octubre pasado, cuando los hutíes lanzaron una ofensiva por el control de la localidad de Damaj, en Saada, donde tiene su sede la escuela salafista Dar el Hadiz, a la que acuden integristas de todo el mundo.Cientos de personas de ambos bandos han muerto en esos combates, que han vivido varios repuntes pese a los intentos de alto al fuego entre los chiíes y los salafistas negociados por las autoridades.Damaj ya fue blanco en noviembre de 2011 de una ofensiva similar del movimiento hutí, que se hizo con el control de Saada en 2010 después de más de cinco años de enfrentamientos con las tropas yemeníes.

Más noticias

0 Comentarios