La ONU repartirá alimentos para 30.000 personas en la región siria de Al Hasaka

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU abrió hoy un puente aéreo desde Erbil, en el Kurdistán iraquí, a la ciudad siria de Qamishli, en la provincia del noreste de Al Hasaka, para repartir comida suficiente para alimentar a 30.000 personas que viven allí desplazadas durante un mes.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU abrió hoy un puente aéreo desde Erbil, en el Kurdistán iraquí, a la ciudad siria de Qamishli, en la provincia del noreste de Al Hasaka, para repartir comida suficiente para alimentar a 30.000 personas que viven allí desplazadas durante un mes."Las agencias humanitarias tienen dificultades para llegar a todo el mundo que vive en esa zona, especialmente en las poblaciones asediadas a causa del conflicto armado", explicó hoy en rueda de prensa en Ginebra la portavoz del PAM, Elisabeth Byrds.En total, se fletarán diez aviones cargados con 400 toneladas métricas de comida del PAM, además de otros artículos de primera necesidad como ropa, detergente y jabón, que repartirán otras agencias de la ONU, como UNICEF y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).El primer avión aterrizó esta mañana en el aeropuerto de Qamishli, en el noreste de Siria, con 40 toneladas métricas de alimentos, como arroz, pasta, harina de trigo, bulgur, latas de comida, sal, aceite y azúcar.Se trata del segundo puente aéreo que las agencias de la ONU abren desde Erbil a Qamishli, ya que a finales del pasado año se produjo el primer reparto de ayuda de emergencia en Siria desde el país vecino, con alimentos suficientes para 62.000 personas durante cinco meses."El acceso por carretera en el noreste de Siria, en la gobernación de Al Hasaka, continúa siendo muy complicado para las agencias humanitarias", alertó Byrds.La situación de inseguridad en esa zona ha empeorado en las últimas semanas y unas 7.500 personas han huido de los combates que han estallado en las áreas rurales de Al Hasaka hacia la ciudad de Qamishli, desde donde algunos han cruzado la frontera a Irak.Durante el mes de enero, el PAM repartió a lo largo de toda Siria comida suficiente para 3,6 millones de personas, cifra que está por debajo de su objetivo de alcanzar a 4,25 millones de personas, ya que quedaron sin acceso las gobernaciones de Raqqa, Deir Ezzor, Alepo y Al Hasaka.El cierre de la autopista que une Daraa y Damasco también ha afectado el reparto de alimentos en algunos puntos de las provincias de Daraa, Quneitra, Damasco y Damasco rural.Desde el PAM, recordaron que el conflicto sirio es una de las respuestas de emergencia más complejas por las dificultades relacionadas con retrasos burocráticos, inseguridad en las carreteras, bloqueos de autopistas y los cercos impuestos sobre poblaciones, que afectan ahora mismo a unas 40 localizaciones.Sobre el convoy de ayuda de emergencia para 500 familias que la ONU tiene listo desde hace más de una semana para entrar en Homs -cercada desde hace 18 meses-, la portavoz precisó que siguen esperando autorización para acceder.

Etiquetas

Más noticias

0 Comentarios