El británico John Cryan comienza a presidir el Deutsche Bank

El británico John Cryan comienza a presidir Deutsche Bank, primer banco de Alemania, tras la dimisión de Jürgen Fitschen y Anshu Jain por su responsabilidad en los escándalos de corrupción.

El exdirector financiero del banco UBS John Cryan. EFE/Archivo El exdirector financiero del banco UBS John Cryan. EFE/Archivo

El exdirector financiero del banco UBS John Cryan. EFE/Archivo

El británico John Cryan comienza a presidir Deutsche Bank, primer banco de Alemania, tras la dimisión de Jürgen Fitschen y Anshu Jain por su responsabilidad en los escándalos de corrupción.Cryan se enfrenta a la ardua tarea de aplicar importantes recortes de costes y recuperar la reputación en un momento en que los accionistas e inversores de Deutsche Bank han perdido mucha paciencia.Desde hace meses el primer banco de Alemania ocupa los titulares de los informativos y las páginas de los periódicos por los escándalos de corrupción y los procesos judiciales en los que está sumergido.Hasta la junta general de accionistas de mediados de mayo de 2016 Cryan estará acompañado por Fitschen pero después presidirá Deutsche Bank en solitario.Jain, de 52 años, va a permanecer en Deutsche Bank como asesor hasta enero de 2016 a petición del consejo de supervisión, que asimismo solicitó a Fitschen que ayude a Cryan hasta la próxima junta general de accionistas.La dimisión se decidió por sorpresa el 7 de junio tras una reunión extraordinaria del consejo de vigilancia de Deutsche Bank.Los inversores celebraron la decisión y al día siguiente las acciones de Deutsche Bank subieron un 3,6 % y hoy subían otro 3,2 %."Creemos que un nuevo jefe estará en mejor situación para adoptar decisiones difíciles y aplicar rápidamente el programa de recorte de costes", según la agencia Fitch.Cryan, de 54 años y miembro del consejo de supervisión de Deutsche Bank desde 2013, conoce bien la estrategia del instituto de crédito puesto que ya ha sido presidente del comité de auditoría y miembro del comité de riesgos.Cryan quiere acabar con "la en parte grotesta centralización" en Deutsche Bank, según la revista "Manager Magazin"El diario alemán "Handelsblatt" señala que en estas últimas semanas Cryan ya ha conversado con un jefe de la banca de inversión Colin Fan.Todo apunta a que Cryan, la nueva cara de Deutsche Bank, va a llevar a cabo una reestructuración clásica de reducción de costes, tarea que está en primer lugar en su agenda, con las menores alteraciones posibles.Deutsche Bank, que tuvo en 2014 un beneficio neto de 1.691 millones de euros, debe reducir su balance y también su personal y tomará decisiones concretas al respecto en otoño, según "Handelsblatt".Es posible que Cryan no asuma la competencia de banca de inversión que tenía Jain y parece que quiere ser él mismo la persona de contacto con Berlín.Por ello las próximas semanas Cryan y Fitschen se reunirán con los líderes del Gobierno alemán: la canciller alemana, Angela Merkel, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el de Economía y vicecanciller, Sigmar Gabriel, añade "Handelsblatt".Además, el primer banco de Alemania tiene que hacer frente a serios problemas de conducta empresarial, que le han llevado a enfrentarse a las autoridades reguladoras estadounidenses, británicas y europeas y al pago de multas por valor de 9.000 millones de euros.Deutsche Bank, que tiene unos 100.000 empleados, quiere desprenderse de su filial de banca minorista Postbank para reducir sus costes operativos en 3.500 millones de euros anuales hasta 2020.Fitschen y Jain, cuyos contratos expiraban el 31 de marzo de 2017, llegaron a la copresidencia de Deutsche Bank en junio de 2012.Cryan, que está limpio de escándalos y es amante de los detalles, fue director para Europa en Temasek, el fondo de inversión estatal de Singapur desde 2012 y hasta 2014.Previamente, entre 2008 y 2011, fue director de Finanzas en el banco suizo UBS, donde realizó un importante saneamiento en la crisis.Es un directivo internacional, de nacionalidad británica, conocedor de la banca de inversión internacional, de la parte de asesoramiento, no de la parte de negociación, y, además, habla alemán, a diferencia de Jain.Además, se ha ganado una buena reputación como un gestor de crisis competente, que actúa en la sombra y no le gusta hablar públicamente de su trabajo.El presidente de las autoridades alemanas de supervisión financiera (BaFin), Felix Hufeld, dijo recientemente en un encuentro con periodistas en Fráncfort que Deutsche Bank tiene que tener una estrategia clara y saber aplicarla."Deseamos un Deutsche Bank fuerte y un presidente que logre los procesos para aplicar esa estrategia", según Hufeld.

Más noticias

0 Comentarios