Italia concede 2 años de prórroga para decidir sobre el puente de Messina

El Gobierno tecnócrata italiano ha decidido aplazar dos años la decisión sobre la construcción del puente para unir la península italiana con la isla de Sicilia a través del estrecho de Messina, cuyo proyecto tendría que realizarlo un consorcio del que forma parte la sociedad española Sacyr.

El Gobierno tecnócrata italiano ha decidido aplazar dos años la decisión sobre la construcción del puente para unir la península italiana con la isla de Sicilia a través del estrecho de Messina, cuyo proyecto tendría que realizarlo un consorcio del que forma parte la sociedad española Sacyr.El Consejo de Ministros aprobó que durante los próximos dos años se evaluará la posible construcción del puente sobre el estrecho de Messina y congela así la indemnización de 300 millones de euros al consorcio constructor en concepto de suspensión de las obras que había dispuesto en un primer momento.En el comunicado del Consejo de Ministros se explica que esta decisión se ha tomado "ante la necesidad de contener el gasto público, vista la coyuntura económica internacional y en línea de la propuesta de la Comisión Europea de octubre de 2011, que no incluyó este proyecto entre las líneas estratégicas de transporte europeo".El Ejecutivo de Mario Monti agrega en la nota que "si en este periodo no se llegase a una solución técnico-financiera viable se revocaría el contrato a la empresa concesionaria Stretto di Messina y se pagaría un 10 % más de los gastos hasta ahora asumidos".De esta manera, será el próximo Ejecutivo que salga de las próximas elecciones generales, previstas para abril-mayo del año que viene, el que decidirá el futuro de este proyecto faraónico.La empresa concesionaria Stretto di Messina, que ganó el concurso público en 2005, está formada por la italiana Impregilo, con una cuota del 45 %; Sacyr, con un 18,7 %; Società Italiana Condotte, con un 15 %; Cooperativa CMC, con un 13 %;, Ishikawajma-Harima Heavy Industries, con un 6,30 %; y Aci Consorzio Stabile del grupo Gavio, con un 2 %.La construcción del puente que una Sicilia con la península es una idea que se estudia desde 1971, y que Silvio Berlusconi en su segundo Gobierno (2001-2006) relanzó como uno de sus grandes sueños, aunque durante la legislatura no se colocó ni la primera piedra.El Ejecutivo progresista de Romano Prodi detuvo la construcción del puente, una obra faraónica de 3.360 metros de longitud, 5.070 metros con las rampas de acceso, que unirá la ciudad de Reggio Calabria y la de Messina, en Sicilia.Con una altura sobre el nivel del mar de 64 metros y una anchura de 61, esta infraestructura iba a dar cabida a cuatro carriles de autopista por cada sentido de la marcha, así como dos líneas ferroviarias.Diversas asociaciones de ciudadanos y medio ambiente consideraban que sobre la construcción del puente se pueden infiltrar las mafias de la zona la 'Ndrangheta (Calabria) y Cosa Nostra (Sicilia) y por ello la Dirección de Investigación Antimafia ha avisado en varias ocasiones del riesgo de que el crimen organizado pueda meter las manos en el proyecto.

Más noticias

0 Comentarios