Fitch ve la emisión del BES como una señal positiva para la banca portuguesa

La agencia de calificación de riesgo Fitch consideró que la reciente colocación de deuda del Banco Espírito Santo (BES) es una señal positiva para que los bancos portugueses empiecen a reducir su dependencia del Banco Central Europeo (BCE).

La agencia de calificación de riesgo Fitch consideró que la reciente colocación de deuda del Banco Espírito Santo (BES) es una señal positiva para que los bancos portugueses empiecen a reducir su dependencia del Banco Central Europeo (BCE)."Si los bancos portugueses reducen substancialmente el uso de los fondos de liquidez del BCE, el acceso a los mercados internacionales es de crucial importancia", indica en comunicado Fitch, que razona que poder acudir a los mismos serviría para "reducir los riesgos de refinanciación" de los bancos lusos.Para la agencia de evaluación de riesgos, una vuelta a los mercados ayudaría especialmente al banco estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD) y el Banco Comercial Portugués (BCP), con 9.000 y 11.300 millones en fondos procedentes del BCE en el primer trimestre del 2012, respectivamente.El BES colocó exitosamente el miércoles 750 millones de euros de deuda a tres años, la primera emisión internacional que un banco luso realiza desde que Portugal firmase en mayo del 2011 un rescate financiero.Sobre la esperada vuelta a los mercados internacionales de Portugal a finales del 2013, cuando acabe el programa del préstamo de los 78.000 millones de euros concedidos al país por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Fitch es menos optimista y cree que "todavía llevará un tiempo"."Sería necesario una significativa mejora en el sentimiento general para que pueda regresar plenamente a los mercados el año que viene", indica la agencia, que recuerda como factores negativos las débiles perspectivas económicas de Portugal y la fragilidad del mercado de la deuda soberana en la eurozona.Los bancos lusos fueron los primeros en ver restringido su acceso a los capitales internacionales desde mediados del 2010, cuando las principales agencias de calificación empezaron a degradar la solvencia de Portugal por la crisis de la deuda soberana europea.

Más noticias

0 Comentarios