La Policía acusa de fraude a 2 exsenadores y agudiza la crisis en el Senado canadiense

La Policía acusó hoy formalmente a dos exsenadores canadienses de fraude por cobrar de forma inapropiada decenas de miles de dólares en gastos, un escándalo que ha salpicado al primer ministro canadiense, Stephen Harper, y que agudiza la crisis que afecta a la Cámara alta del Parlamento.

Vista general del Parlamento canadiense en Ottawa (Canadá). EFE Vista general del Parlamento canadiense en Ottawa (Canadá). EFE

Vista general del Parlamento canadiense en Ottawa (Canadá). EFE

La Policía acusó hoy formalmente a dos exsenadores canadienses de fraude por cobrar de forma inapropiada decenas de miles de dólares en gastos, un escándalo que ha salpicado al primer ministro canadiense, Stephen Harper, y que agudiza la crisis que afecta a la Cámara alta del Parlamento.El comandante de la división nacional de la Policía Montada, Gilles Michaud, dijo hoy en rueda de prensa que los dos acusados son el senador conservador Patrick Brazeau, que está suspendido de su cargo, y Marc Harb, liberal que renunció a su puesto hace escasas semanas.Además, la Policía está investigando a otros dos senadores conservadores, Mike Duffy y Pamela Wallin, también por posible fraude en el cobro de gastos.En el caso de Duffy, la investigación policial abarca las acciones del entonces jefe de Gabinete de Harper, Nigel Wright, quien tuvo que dimitir por pagar decenas de miles de dólares al senador, así como las de varios de los más estrechos colaboradores del primer ministro.Duffy, Wallin y Brazeau fueron personalmente designados por Harper como senadores.El Auditor General de Canadá está investigando en estos momentos los gastos remitidos en los últimos años por todos los senadores canadienses, lo que podría producir en las próximas semanas más revelaciones sobre gastos inapropiados.En Canadá, los senadores son elegidos por el primer ministro y su cargo es vitalicio hasta que cumplen 75 años de edad.Históricamente, las dos formaciones que han gobernado alternativamente Canadá, el Partido Liberal y el Partido Conservador, han colocado en el Senado a destacados simpatizantes y donantes, lo que ha dañado la imagen de la Cámara alta.Harper, que cuando llegó al poder en 2006 se comprometió a no designar a ningún senador, se ha convertido en el primer ministro que más nombramientos ha realizado, 59, todos ellos conservadores.La semana pasada, el líder del Partido Liberal de Canadá, Justin Trudeau, anunció de forma inesperada la expulsión de su formación de los 32 senadores liberales, como forma de iniciar una reforma de la Cámara Alta.El principal partido de la oposición, el Nuevo Partido Democrático (NPD), ha lanzado una campaña para abolir el Senado.Por su parte, el gobernante Partido Conservador ha declarado que si el Senado no puede ser reformado y convertirse en un cuerpo elegido democráticamente, se planteará su disolución.

Más noticias

0 Comentarios