Dimite un alto cargo socialdemócrata alemán al revelarse que tuvo una cuenta suiza

El secretario de Estado de Cultura de Berlín, el socialdemópcráta André Schmitz, dimitirá mañana de su cargo tras revelarse que poseyó una cuenta en Suiza para evadir impuestos, según avanzaron varios medios alemanes.

De i a d: El director de la Hohenschoenhausen memorial, Hubertus Knabe; responsable para Cultura y Medios de Comunicación del Gobierno Federal, Ingeborg Berggreen-Merkel; y el Secretario de Estado de Cultura, Andre Schmitz. EFE/Archivo De i a d: El director de la Hohenschoenhausen memorial, Hubertus Knabe; responsable para Cultura y Medios de Comunicación del Gobierno Federal, Ingeborg Berggreen-Merkel; y el Secretario de Estado de Cultura, Andre Schmitz. EFE/Archivo

De i a d: El director de la Hohenschoenhausen memorial, Hubertus Knabe; responsable para Cultura y Medios de Comunicación del Gobierno Federal, Ingeborg Berggreen-Merkel; y el Secretario de Estado de Cultura, Andre Schmitz. EFE/Archivo

El secretario de Estado de Cultura de Berlín, el socialdemópcráta André Schmitz, dimitirá mañana de su cargo tras revelarse que poseyó una cuenta en Suiza para evadir impuestos, según avanzaron varios medios alemanes.Su caso ha avivado la polémica sobre los delitos fiscales en Alemania, que ayer conoció, también a través de la prensa, que una de las principales líderes feministas también guardó fondos en el país vecino.El debate en torno a la cuenta en Suiza de la reconocida feminista Alice Schwarzer -desvelada por la revista "Der Spiegel" y confirmada después por ella misma- pasó a un segundo plano hoy con las informaciones sobre Schmitz, esta vez a cargo del diario "Berliner Zeitung"."He cometido un grave error y lo lamento mucho", manifestó el secretario de Estado de la ciudad-estado de Berlín tras hacerse pública la noticia de que tuvo en Suiza una cuenta con cerca de medio millón de euros.Según explicó su portavoz, el político ingresó en un banco suizo 425.000 euros recibidos de herencia, por lo que se abrió contra él un procedimiento penal por delito fiscal, del que se informó inmediatamente al primer ministro de Berlín, Klaus Wowereit.Que Wowereit decidiera mantenerle en el puesto tras conocer el caso en 2012 desató las críticas y obligó a hablar del asunto al líder del Partido Socialdemócrata, el ahora también ministro de Economía y vicecanciller, Sigmar Gabriel."Hemos dejado claro que estamos a favor de perseguir y castigar estrictamente la evasión fiscal", dijo Gabriel en la convención que reúne a la cúpula del partido en Postdam, en el este de Alemania.Gabriel dejó el caso en manos del gobierno berlinés, pero tras advertir de que la evasión no puede ser considerada un "delito de caballeros" y recordar que los representantes políticos deben dar ejemplo.Poco después el diario "Tagesspiegel" anunció la dimisión de Schmitz y la agencia DAP confirmó la noticia.El vicecanciller no quiso hacer comentarios sobre el otro caso que ocupa las páginas de la prensa alemana, el de Alice Schwarzer.La editora de la revista "Emma", órgano de expresión del feminismo germano, reconoció ayer que cometió un "error" al abrir una cuenta en Suiza, pero hoy su abogado contraatacó y anunció que demandará a "Der Spiegel" por violar el secreto fiscal.Fue ella quien presentó el año pasado una "autodenuncia" ante el fisco para confesar que desde los años ochenta mantuvo fondos en el Estado helvético, por los que debería a Hacienda alrededor de 200.000 euros.También recurrió a la vía de la "autodenuncia" el presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, que en marzo se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial de Múnich acusado de evasión de impuestos.La "autodenuncia" es una figura que permite en Alemania a un evasor escapar del proceso penal a cambio del pago de la deuda de impuestos con intereses y de una multa, pero se exige que sea completa y que se produzca antes de que las autoridades hayan abierto una investigación.En el caso de Hoeness, que podría haber evadido impuestos por valor de 3,2 millones de euros, esa medida no fue aceptada.Sí atendieron las autoridades judiciales su demanda por revelación de secreto fiscal, y hace dos semanas la Fiscalía ordenó registrar las oficinas de la Hacienda de Baviera para investigar cómo se filtró el caso a la prensa meses después de su "autodenuncia".

Más noticias

0 Comentarios