El diseñador Azambourg expone en Miami su fanatismo por las sillas

El diseñador francés François Azambourg tiene fascinación por las sillas y los objetos simples, una tendencia que, en estos tiempos de crisis, poco afectos a la suntuosidad, cree que fue lo que pudo haberlo distinguido como el 'diseñador del año' en la famosa Feria del Mueble de París.

El diseñador francés François Azambourg tiene fascinación por las sillas y los objetos simples, una tendencia que, en estos tiempos de crisis, poco afectos a la suntuosidad, cree que fue lo que pudo haberlo distinguido como el 'diseñador del año' en la famosa Feria del Mueble de París."La recesión y la crisis económica no han afectado mi forma de trabajar porque tengo una tendencia a la economía de medios y a objetos livianos que utilizan un mínimo de material. Será por eso que me designaron diseñador del año", dijo Azambourg en diálogo con AFP.El diseñador llegó a Miami para participar de Design Miami/Basel, que se realiza en paralelo a la reconocida muestra internacional Art Basel, la más grande exposición artística en Estados Unidos.Azambourg considera a las sillas como "las reinas" en el mundo del diseño, y ha trabajado durante más de una década en buscarles nuevas formas y prototipos."Las sillas tienen un lenguaje universal, un estándar. Son un objeto cotidiano casi para todos, en todo el mundo", afirma cuando describe su objeto preferido de diseño.En la muestra de Miami expone una silla cubierta de cobre, con estructura de madera, llamada 'BBB Chair', un ejemplar único que se vende por 24.000 dólares, además de otras dos creaciones: 'Grillage Noir', de acero (14.000 dólares) y Lin 94, de fibra de lino (2.500 dólares)."Algo muy importante en mi trabajo es que no intimide y a veces el diseño tiene bastante tendencia a alejar a la gente", señala.El diseñador creó en 1999 una silla empaquetada ('Pack Chair') de fibra, que se compraba en un paquete del tamaño de un diario del domingo enrollado y que al quitarle el envoltorio adquiría su forma rígida.El original proyecto no tuvo quien se interesara comercialmente en realizarlo y Azambourg libera aquel fracaso exhibiendo en Miami un prototipo de aquella silla, con un tinte corroído y una pata quebrada.Antes que Azambourg, otros franceses como los hermanos Ronan y Erwan Bouroullec y Phillipe Stark -que intervino recientemente en el diseño de desarrollos inmobiliarios en Miami-, entre otros, fueron elegidos como los mejores diseñadores del año en la Feria de Muebles y Objetos de París.Design Miami/Basel, que se presenta además en junio en Basilea, Suiza, reúne hasta el domingo a los más influyentes coleccionistas, curadores y críticos del mundo del diseño.

Más noticias

0 Comentarios