La difícil guerra de Pakistán al Sur de Waziristán

La ofensiva militar de Pakistán contra los talibanes en el Sur del Waziristán está siendo especialmente difícil.

Esta zona tribal se ha convertido en un bastión de la guerrilla islámica y existen sospechas de que entre sus filas hay miembros de Al Qaeda.

Una buena artillería, conocimientos en explosivos y medios de comunicación eficaces: los talibanes que combaten en el sur de Waziristán tienen importantes medios para responder a la ofensiva del ejército de Pakistán. La guerrilla islámica se ha hecho fuerte en esta zona fronteriza con Afganistán.

“Allí la violencia es una forma de vida, todo el mundo lleva armas, la gente es muy dura, la región es montañosa y tiene mucha altitud. Son colinas altas, un terreno abrupto, con montículos y barrancos. Es un terreno difícil con pocos medios de comunicación”, dice General Athar Abbas, portavoz del ejército paquistaní.

La ofensiva llevada a cabo por 25,000 soldados paquistaníes es aquí extremadamente difícil; los jefes tribales imponen su ley en el sur de Waziristán desde hace siglos. En el 2001, después de la caída del régimen de los talibanes en Kabul, muchos combatientes se refugiaron en esta zona fronteriza.

“Por supuesto, no podemos excluir que Al Qaida esté detrás de todo esto, pero no sólo ellos apoyan a los talibanes, hay otros sectores que favorecen la inestabilidad en nuestro país”, comenta Imam Baqir, ex agente de las fuerzas especiales paquistaníes.

Hakimullah Mehsud es el nuevo jefe de los talibanes en Pakistán y se muestra tan determinado como su antecesor, que fue abatido por un avión sin piloto estadounidense.

Mehsud se atribuyó la oleada de atentados que causaron la muerte a 180 personas a inicios de octubre.

“Nosotros queremos liberar a todos los musulmanes. Continuaremos nuestras acciones hasta que el mundo islámico se libre de sus enemigos”, argumenta Hakimullah Mehsud, nuevo jefe de los talibanes paquistaníes.

En las grandes ciudades paquistaníes la población vive con miedo a nuevos atentados, ataques mortíferos que las fuerzas del orden no logran evitar.

Más noticias

0 Comentarios