Dos detenidos en Angola por ataque que forzó abandono de Togo de la CAN

La policía angoleña detuvo en el enclave de Cabinda a dos presuntos implicados en el ataque a la selección de fútbol de Togo, que causó dos muertos en su delegación, llevándola a retirarse de la Copa de Africa de Naciones (CAN) 2010, informó el lunes el fiscal de esa provincia.

La policía angoleña detuvo en el enclave de Cabinda a dos presuntos implicados en el ataque a la selección de fútbol de Togo, que causó dos muertos en su delegación, llevándola a retirarse de la Copa de Africa de Naciones (CAN) 2010, informó el lunes el fiscal de esa provincia."Dos asaltantes fueron capturados el viernes, unos pocos minutos después de la operación, y el segundo en la frontera cuando trataba de entrar en Congo-Brazaville", declaró a la AFP el vicegobernador del enclave de Cabinda, Macario Lembe."El primero fue herido en el muslo izquierdo por las fuerzas del orden que replicaron cuando disparaba desde un árbol contra el autobús de Togo", añadió Lembe, precisando que el ataque había sido realizado por cinco asaltantes.Dos miembros de la delegación togolesa murieron después de haber sido heridos en el ataque perpetrado el viernes por guerrilleros del Frente de Liberación del Estado de Cabinda-Posición Militar (FLEC-PM).Cabinda, una región rica en petróleo, es un enclave de 7.300 km2, situado entre Congo-Brazzaville y la República Demócratica del Congo. El ataque se produjo después de que el autobús togolés entrara a Cabinda, rico enclave petrolero sometido a intensos conflictos desde 1975, año en que Angola se independizó de Portugal.El guardameta de Togo, Kodjovi Obilalé, herido en el ataque, fue declarado el lunes "fuera de peligro" por Ken Boffard, uno de los cirujanos que lo operó el sábado pasado en Johannesburgo, Sudáfrica."El equipo médico está satisfecho del progreso realizado por Obilalé. Se quedará sin embargo en cuidados intensivos, aunque está completamente fuera de peligro", declaró el cirujano.La bala, que había alcanzado al futbolista en la espalda y en el abdomen, no pudo ser extraída, por lo cual en los próximos días se vigilará el riesgo de infección, agregó el médico.El ataque fue reivindicado por FLEC-PM, grupo disidente del Frente de Liberación del Estado de Cabinda fundado en 2003, que amenazó con nuevas operaciones durante la Copa de fútbol africana.A pesar de esas amenazas y de los llamados a anular los partidos previstos en Cabinda, el gobierno angoleño y la Confederación Africana de Fútbol (CAF) confirmaron el calendario de la Copa, cuya final debe jugarse el 31 de enero en Luanda.El gobierno angoleño prometió que garantizará la seguridad de los equipos tanto en Cabinda como en las otras ciudades sedes del torneo, Luanda, Benguela y Lubango (sudoeste).Después del retiro de Togo, que el lunes debía disputar su primer partido frente a Ghana, en Cabinda se disputarán sólo tres de los seis encuentros previstos.Sudáfrica, que organiza en junio-julio la Copa Mundial de fútbol, el primer mundial que se realizará en el continente, prometió por su parte que "sacará conclusiones" del ametrallamiento de Cabinda."Pero pedimos a la gente que no confunda a Sudáfrica con otro país. Hay que juzgar a Sudáfrica en base a sus propios avances. Estamos preparados en un 100%", declaró el ministro de Policía, Narhi Mthethwa. Gráfico interactivo con un mapa de los principales conflictos de África. El ataque mortal contra la selección de fútbol de Togo ha puesto de manifiesto que los numerosos movimientos independentistas en la región son todavía capaces de atacar a pesar de la masiva presencia del ejército gubernamental.

Más noticias

0 Comentarios